Publicidad

Veruzhka Ramírez: “Por mucho que te prendan en candela siempre renaces”

Veruzhka Ramírez
Collage Chevere.life
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

En un live que se realizó este miércoles 30 de junio, desde la cuenta de Instagram del Miss Earth Venezuela, la modelo, emprendedora y coach Veruzhka Ramírez, Miss Venezuela 1997, recordó anécdotas y experiencias de su paso por el magno evento de la belleza. La entrevista fue realizada por Stephany Zreik, Miss Earth Venezuela 2020, como parte de una serie de lives titulados “Ambiente y tendencias” que se vienen realizando desde el pasado 2 de junio.

Publicidad

“Siempre me encantaron los concursos de belleza pero lo veía muy lejano porque vengo de un origen humilde. Era sirvienta de una casa, nana de niños, iba de casa en casa limpiando, planchando y no se me pasaba por la cabeza ser reina de belleza”, compartió Ramírez en una conversación en la que soltó algunas confesiones.

Para entonces, dijo: “Era estremadamente delgada, puro pelo, puro ojo como me decía Osmel (Sousa). Tenía 17 años y lo veía muy lejano. Pero cuando obras bien sin hacerle daño a nadie, centrada en querer demostrar lo que eres como ser humano, alcanzas tus sueños”.

Una perla tras otra, Veruzhka habló sin tapujos y con la cercanía que le caracteriza. “Hay que hacerte la nariz, mentón, busto, subir 10 kilos, eres Miss Táchira”, recordó le dijo Sousa entonces, cuando apenas la vio en el primer casting. “En ese momento decreté que iba a ir al Miss Venezuela 1997”.

Y aunque no logró hacerse de la corona del Miss Universo en 1998, se alzó como primera finalista. “Perdiendo también se gana, se gana sabiduría, experiencia”.

Las burlas siempre estuvieron presentes

“Todo el mundo se burlaba de mí: Skeletor, patas de pollo, ranchuska, La prensa fue muy dura conmigo por ser de origen humilde… duros, frívolos, amarillistas”, dijo sin mostrar en su discurso alguna molestia o rencor. “Creo cuando estás destinado a lograr cosas bellas en la vida, por encima de cualquier dificultad, eso es una gran lección para medir tu fortaleza y para que los demás no puedan subestimarte”.

Radicada en España y con 41 años de edad, Ramírez sostuvo que más allá de eso abrazó lo bueno y transformó lo malo. “Con el Miss Venezuela alcancé los objetivos que necesitaba y fui escuela para muchos dentro y fuera de la organización”.

Y en tono más jocoso aseguró que si hoy le dieran de nuevo la oportunidad de participar en un concurso de belleza “sería más avasallante, más directa. No permitiría que me juzgaran. Me haría valer más como mujer y ser humano, sin permitirle a nadie que me humille y trate mal”.

Reflexiva contó que ha “llorado muchísimo”, al referirse a los señalamientos e insultos recibidos en el pasado por su procedencia, pero también en tiempos recientes en redes sociales.

“Pero antes de emitir un juicio o guindarme a pelear con alguien respiro profundo y pienso muy bien. Recuerda que un rey gana o pierde un pueblo por su lengua. Así como escribes o te expresas es el grado de educación que tienes. Dinero, título y apellido no te hacen mejor persona”.

Publicidad

Acostumbrada dijo estar ya a todo eso. “Siempre me han juzgado, desde pequeña y he tenido que aprender a transformar lo negativo en positivo. Por muchas cosas lindas que hagas en la vida basta que te equivoques en una y ese día te sentencian. Ya estoy acostumbrada y he aprendido a ponerme en los zapatos de los demás. Por mucho que te prendan en candela siempre renaces”.

El live puede seguirse completo en la referida cuenta del certamen presidido por Prince Julio César.

 

ENLACES PATROCINADOS

Publicidad
Publicidad