Publicidad

«Un lugar en silencio 2» no te dará paz pero sí gozo

Foto: Cortesía Paramount Pictures
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

La llegada de alienígenas a la tierra y el avance de una familia por sobrevivir, tras un primer ataque, encajan como piezas de un rompecabezas en «Un lugar en silencio 2». Corta (una hora 37 minutos de duración) es una cinta que no da respiro a la acción. Todo juega en contra de la propia existencia humana, cuya heroína es una niña con discapacidad auditiva.

Publicidad

Ella será nuestra guía en este viaje, cuya resolución es solo un pañito de agua tibia que deja la puerta abierta a una nueva entrega. Porque a todas estas, no se sabe a ciencia cierta cuántos monstruos hay afuera. El recorrido no será ni fácil ni tranquilo, a pesar del silencio que por naturaleza acompaña a la chica. Una dificultad que la acercará a la muerte en varias oportunidades.

Con exceso de horror y bastante suspenso, somos testigos de la desesperación a la que llegarán cada uno de los personajes para sobrevivir. Se han vuelto veteranos, sí, pero eso no les garantiza un escape seguro. Otra cosa, ya no hay tiempo para lamentarse solo para seguir luchando.

En esta segunda entrega vemos, además, el mal que ha hecho a los humanos tomar el control de la especie, no para defenderse, sino para convertirse también en depredadores de sí mismos. Y cómo en un lugar alejado (una pequeña isla), un grupo de supervivientes ha logrado escapar hasta conseguir refugio y reiniciar su vida en paz. Los monstruos no pueden nadar y ya por allí hay una esperanza.

Publicidad

Como ocurrió en la primera parte, todos los actores aportan elementos interesantes. Vives en constante tensión por lo que le pueda pasar a los protagonista, tapándote la boca con las manos para no hacer ruido. Como si te tocara, junto con ellos, lidiar con el problema que tienen encima.

Es tan entretenida, que el tiempo vuela.

 

ENLACES PATROCINADOS

Publicidad
Publicidad