Publicidad

«Tren Bala»: prepárese para una sorpresa en cada parada

Tren bala
Foto: Cortesía Sony Pictures

En «Tren bala» el destino de varios asesinos a sueldo se cruza en el mismo viaje. Cada uno asiste con una misión que acabará irremediablemente conectándolos. De hecho, cada vez que se abren la puertas en una parada una sorpresa llega para sacudir aún más los vagones.

Publicidad

Es violenta, sí, pero descaradamente entretenida. Es ilógica, también, pero perfectamente desarrollada. Dispara la risa, obvio, pero a partir de situaciones violentas. Y lo mejor: está llena de excelentes actores capaces de hacer de la experiencia un sacudón de emociones. Adrenalina y emoción en su estado más puro, arrancando carcajadas a partir de situaciones extremas y absurdas propias de dibujos animados como el «Correcaminos».

La maravillosa dirección no deja espacio al tedio y el guion está perfectamente bordado para que los giros inesperados mantengan al espectador en un limbo echándole coco al desenlace.

Sí, recuerda a cada rato al «Kill Bill» de Quentin Tarantino, pero no se trata de una copia pues suma atributos que la elevan y la dotan de personalidad.

Publicidad

Brad Pitt, a la cabeza, se luce en su afán de cumplir misiones mientras se exorciza como asesino. Su actuación es delirante y al mismo tiempo deliciosa. Pero no es el único del elenco de «Tren bala» que lo logra. De hecho, se podría decir que todo el cast, incluso Bad Bunny con su momento de culebrón de telenovela latina, derrocha encanto. Los cameos son increíbles y, como la mismísima película, una sorpresa que lo hace saltar del asiento.

David Leitch se luce tras el lente de este film basado en la novela del japonés Kôtarô Isaka. Una historia que no es lineal, presentada a partir de múltiples historias enmarcadas por cada personaje, que acaban conectándose a partir de una botella de agua. ¡Qué irónica podría parecer la vida!

Deja un comentario

Publicidad
Publicidad