Publicidad

Stefanía Fernández admite que es un reto volver a hacer ejercicios

Stefanía Fernández
Foto: Instagram @stefaniafernandezk
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

La llegada de un hijo marca un antes y un después en la vida de una persona. Stefanía Fernández no es la excepción, y tras el nacimiento de su primogénito, la venezolana se encuentra aún en proceso de adaptarse a su nueva realidad.

Publicidad

En este sentido, la Miss Universo 2009 compartió con sus seguidores en esa transición le ha resultado bastante difícil retomar sus rutinas de ejercicios.

«Jamás se me había hecho tan difícil volver. Luego del posparto ha sido un reto hacer ejercicio y es que para muchos parecerá superficial y creerán que por mi trabajo solo me fijo en le ‘físico’ y no es así», comentó en su cuenta de Instagram la exreina de belleza.

«Para mí el ejercicio es más que el físico; es darle prioridad a mi salud, es mi tiempo de drenar y mi tiempo de poner la mente en absoluta atención en mí», destacó también.

En la publicación, que ya había recibido más de 12 mil likes, la también modelo recordó que tras culminar su reinado como Miss Universo su salud se vio muy resentida.

«En el 2010, luego del Miss Universo, regresé con un cuadro de prediabetes, gastritis crónica y mi tiroides descontrolada. Razones obvias: Muchas dietas», contó.

La Miss Venezuela 2008 destacó que antes de quedar embarazada todos sus valores y su salud estaban «en óptimo estado», pero que aun así le tocó, «primera vez» parar. «Jamás imaginé un embarazo sin hacer ejercicio, pero a veces ocurre así», dijo.

Publicidad

Y añadió: «Tengo dos meses buscando momentos de 20 minutos – 45 min para dedicarle a mi cuerpo, alma y espíritu- y agradezco conseguir esos espacios y sacar fuerzas a veces donde no las tengo, porque como ya saben mi bebe cumple pronto 4 meses y aún los trasnochos son duros. Todo sacrificio vale la pena. Soy fiel creyente que una mente, cuerpo y espíritu pleno se traduce también en darle lo mejor a mi bebe y si le doy lo mejor todo se traduce a un bebe feliz».

La trujillana de 1.78 metros de estatura culminó su comentario con un mensaje: «Mamitas todo a su tiempo, todo pasa y pronto llega la calma. A su ritmo y sin presiones. Solo agradecer a Dios».

 

ENLACES PATROCINADOS

Publicidad
Publicidad