Publicidad

Víctima del Star System: It’s Britney B*#ch

Foto: AP
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

No podía levantarme del asiento. «Framing Britney Spears», el documental de Hulu publicado por The New York Times, está al aire. Llega para sacudir la perspectiva que hasta hoy se tenía de la magullada «princesa del pop».

Publicidad

El mensaje es conciso y directo: el ascenso y caída de Britney se ancla al producto en el que se convirtió y del que cualquiera quería sacar tajada. Víctima de los medios e incluso de su padre, parejas y amigos, en el audiovisual todo se perfila como un plan malévolo para acabarla. Y, a decir verdad, la tesis convence.

Su primer hit fue «Baby One More Time». Foto: Jive Records

Uno pasa casi dos horas, aguantando incluso las ganas de ir al baño, viendo una historia narrada a partir de testimonios de personas que, de alguna u otra forma, estuvieron vinculadas a su vida.

El discurso lo guían algunos pilares fundamentales como su chaperona, quien aporta el toque emocional y humano de la cantante; sus fans, sobre todo esos que se rasgan las vestiduras con el firme propósito de impulsar la liberación de la tutela de su padre -a quien, obviamente, el especial viste de villano-; un puñado de abogados salpicados por el caso; y algunos periodistas que dan teorías de lo ocurrido en estos más de 20 años al filo de la noticia.

El recorrido por la vida de la cantante sigue, además, declaraciones de personas ligadas a Jive Records, disquera que le abrió las puertas al mundo discográfico. E incluso se muestra cómo acontecimientos polémicos y terribles en la historia noticiosa de Estados Unidos, como la infidelidad de Bill Clinton con la becaria de la Casa Blanca Mónica Lewinsky, son desplazados adrede para desviar la atención hacia Britney y su vida.

De espanto y brinco

Se habla del machismo en los medios, se entrevista a paparazzis que cuentan el deseo de manipular situaciones para generar noticias, y de las órdenes de los editores para crear falsas situaciones. También se exponen las fortunas que se pagaban por fotos escandalosas creadas con el único fin de alimentar el morbo del público, mientras la reputación de la joven era destruida. Sí, Britney como víctima del Star System.

Publicidad

El abordaje de la historia inicia con un movimiento a puertas de los tribunales exigiendo que «Liberen a Britney». A partir de allí el cuento se echa solo, brincando del pasado al presente, con relatos, videos de archivo, entrevistas y testimonios. La intención: dejar al espectador con la cabeza hinchada de tanto pensar al ver cómo desde niña Britney es presa de sexismo, machismo e incluso pederastia. Una sobredosis de hechos vistos desde otra perspectiva que no tardan en poner a uno cabezón.

Ya Justin Timberlake ha pedido disculpas públicas por la manipulación con la que trató su separación de la cantante y lo que incluso llegó a decir tras su rompimiento empujado por medios que buscaban escándalo y drama. ¿Será que es el turno de todos de disculparnos con ella? No sé, pero vale la pena verlo.

 

ENLACES PATROCINADOS

Publicidad
Publicidad