Publicidad

Sí quiere

quiere Mariela Celis
Foto: IG @lacelis

Más allá del contenido publicitario que suele compartir con sus seguidores, la animadora Mariela Celis también ha utilizado las redes sociales como constancia de una de sus grandes pasiones: viajar, bien sea por el país o por el exterior.

Publicidad

De hecho, desde principios de julio, ha posteado imágenes de un recorrido que inició en Irlanda, de donde es oriundo su novio Peter Shanks, mejor conocido como Chiki, con quien se encontró para celebrar su grado en doctorado.

La pareja ha visitado distintas ciudades europeas y aprovechó para realizar un crucero por el Mediterráneo que la llevó, entre otros destinos, a las islas Baleares. Fue precisamente a bordo del barco Celebrity Constellation, donde, el 1° de agosto, Shanks decidió proponerle matrimonio a Celis, entregándole un anillo de compromiso.

El video que da fe de ello en Instagram fue inundado por muestras de cariño del público que ha seguido la trayectoria de la presentadora guaireña y, algo destacable, muchos de personas vinculadas al medio artístico que han tenido la oportunidad de trabajar o compartir con ella.

Esa respuesta masiva en tono de alegría es más que merecida. En lo profesional, pertenece a la generación de locutores que, en los 90, llevó la irreverencia a la radio y, sin ser reina de belleza, saltó a la televisión, amparada por una gran agilidad mental que le permite hacer humor sin esfuerzo, como evidencia su personaje de Zenilda en el magazine «Portada’s».

Además, al lado del periodista Nelson Bocaranda, forma uno de los dúos más estables de la parrilla radial venezolana, en el programa diario «La cola feliz» de 99.9 FM. Su capacidad de trabajo es inagotable, atendiendo eventos corporativos y clientes, tal y como refleja la cuenta que reúne casi dos millones y medio de seguidores. La seriedad y el compañerismo son dos valores en su haber.

Publicidad

En lo personal, el valor de Mariela es superlativo. Por las circunstancias que sean, se convirtió en un pilar fundamental de su familia. Asumió con absoluta entrega las largas enfermedades de su madre y de su hermano, dotándolos de todo lo necesario para que tuvieran calidad de vida durante sus últimos días. Lo hizo con valentía y entereza, sin agotar recursos ni flaquear. También se comporta como el hada madrina de sus sobrinos.

Por ese corazón gigante, los buenos deseos han acompañado la noticia del matrimonio que será el resultado de su capacidad para mantener una relación a distancia, con los riesgos que ello supone. Al final, si todo sale como está comenzando a planearse, Mariela Celis le dará el “sí quiero” a Peter Shanks el próximo año. Y que coman muchas perdices.

Deja un comentario

Publicidad
Publicidad