Publicidad

Las reacciones que dejó la polémica entrevista de Harry y Meghan

Harry y Meghan
Parece que apenas comienzan las reacciones causadas por la entrevista ofrecida por los duques de Sussex a Oprah. Foto: AFP
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Después que el príncipe Harry y Meghan Markle, su esposa, no dejaron títere sin cabeza en la entrevista que ofrecieron a Oprah Winfrey el pasado 8 de marzo, muchos se han alzado su voz para hacer valer su opinión, entre ellos la casa real británica, algunos familiares de la actriz y miembros de algunos países de la Commonwealth, la comunidad de naciones liderada por el Reino Unido, que ya no ven con tan buenos ojos la relación con la corona.

Publicidad

Los duques de Sussex levantaron una polvoreda cuando dijeron que fueron víctimas de racismo y acoso a tal punto que Meghan pensó en el suicidio.

En respuesta a los señalamientos, la casa de Windsor comentó que “toda la familia ha mostrado su tristeza al conocer en toda su amplitud lo desafiantes que resultaron los últimos años para Enrique y Meghan. Los asuntos suscitados, en particular el relativo a la raza, son muy preocupantes. Aunque los recuerdos sobre lo ocurrido pueden variar, nos los tomamos muy en serio y serán abordados por la familia de modo privado. Enrique, Meghan y Archie siempre serán miembros muy queridos de esta familia”.

Opinión pública

La contestación llegó para tratar de calmar la opinión pública tanto de los súbditos como de los estadounidenses, quienes tienen muy presente el movimiento Black Lives Matters y no ven con buenos ojos el racismo que denunciaron los esposos. Pese a estar al otro lado del charco, la opinión de los norteamericanos es realmente influyente en el resto del mundo.

Puertas para adentro, la sociedad británica tiene ideas encontradas, según El País. La firma internacional de investigación de mercados y análisis de datos YouGov hizo una encuesta que arrojó que 32% de los ciudadanos considera que Harry y Meghan fieron bien tratados por la familia real, mientras que el otro 32% de los consultados cree en los duques.

También se concluyó que entre los encuestados de 18 a 24 años, es un 61% el que se expresa a favor de las ovejas negras reales, caso contrario a los mayores de 65 años, que están del lado de la reina.

Estos criterios deberían preocupar a los habitantes de Windsor, por mostrar una división ideológica y generacional con respecto a la monarquía británica, en la que solo es vista con buenos ojos la reina Isabel II, de 94 años de edad y la única que salió bien librada en la entrevista realizada por Oprah.

Consecuencias en la política

El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, se mostró a favor de la monarca. «Siento la mayor de las admiraciones hacia la reina y por su papel unificador del país», dijo, pero también quiso lavarse las manos con respecto al tema: «En lo que se refiere a otros asuntos de la familia real, llevo mucho tiempo sin comentarlos y no pienso desviarme de esa posición».

En contraste, la oposición laborista pidió investigar públicamente los supuestos episodios racistas que «no tienen cabida en el Reino Unido del siglo XXI». «Todo esto está por encima de la familia real. Llevamos muchos años mirando para otro lado ante estos asuntos», señaló el líder de la oposición, Keir Starmer.

¿A qué se refería Starmer? A otros escándalos que han tambaleado la estabilidad de la corona, como el caso de la propia madre de Harry, Diana, y el caso de Lord Mountbatten, último virrey de la India, oficial de la Marina Real británica y mentor del príncipe Carlos de Inglaterra, quien durante sus años mozos acumuló un expediente repleto de acusaciones de pederastia

Al gobierno inglés no le quedó más remedio que fijar postura. «La bomba no ha caído sobre el palacio de Buckingham, sino sobre la familia de Harry. Harry está haciendo que estalle toda su familia», escribió en Twitter el secretario de Estado de Medio Ambiente, Zac Goldsmith.

Familia de la duquesa

Samantha Markle fue entrevistada en un programa de radio en Estados Unidos y acusó a su hermana Meghan de haber repudiado a su familia y haberse desentendido de ellos, sobre todo de su papá.

“Cuando dijo ‘Perdí a mi papá’, todo el mundo había visto cómo mi padre había accedido a tener entrevistas para intentar comunicarse a través de ella con su hija. Meghan no perdió a su padre, ¡le dio la patada! Veo en ella un trastorno narcisista de la personalidad”, culpó Samantha, al tiempo que mandó a su hermana a terapia.

Asimismo, soltó que su cuñado tiene el síndrome de Estocolmo: “Lo siento por Harry. Fue víctima de su negligencia y sociopatía… ella le ha alejado de su familia, de todos sus amigos y de la vida que conocía”.

Mientras tanto, Thomas Markle Jr, hermano de la duquesa, habló desde Australia. Denunció que ve a la actriz como “una persona diferente” a la que ya no reconoce ni él ni nadie. “La he visto intimidar a la gente antes en el pasado y salirse con la suya, pase lo que pase”, aseguró.

La ñapa

Piers Morgan, polémico presentador de televisión británico, quiso meterle picante al programa «Good Morning Britain» al tildar de mentirosa a la esposa del príncipe Harry, pero fue criticado por su copresentador Alex Beresford; acto seguido, Piers se levantó y salió del set de grabación.

Volvió 10 minutos más tarde, pero para cerrar el que fue su último programa tras seis años frente al espacio matutino. Y es que ITV, la cadena televisiva que transmite el show, no dejó pasar por alto el berrinche.

Publicidad

«Tras las últimas conversaciones con ITV, Piers Morgan ha decidido que es momento de dejar Good Morning Britain. ITV acepta su decisión y no añadirá nada más», comunicó un portavoz de la cadena privada. Pero Carolyn McCall, jefa ejecutiva de la cadena sí ahondó en el tema: «Creo completamente lo que dijo (la duquesa)».

Sin embargo, el hoy desempleado sigue con la espina clavada y continuó lanzando sus dardos contra Markle, pues está en contra de las declaraciones ofrecidas por la mujer en el programa de Winfrey.

 

ENLACES PATROCINADOS

Publicidad
Publicidad