Publicidad

“Promising Young Woman”: la constante angustia de una venganza en curso

Fotos: Cortesía Focus Features
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Con cinco grandes nominaciones a los premios Óscar 2021, incluidas: Mejor película, director, guion y actriz principal (Carey Mulligan), “Promising Young Woman” es una de esas historias necesarias. La cinta es dirigida por la realizadora británica Emerald Fennell y pone sobre la mesa, en tono de sátira, la violación sexual y sus consecuencias.

Publicidad

Se centra en un personaje que descubre, a partir de su posición frente al terrible hecho, las acciones que ejecuta impulsado por la venganza. Una venganza que, por cierto, llega en tono aleccionador al tocar la psicología del espectador en torno a lo que ve, cree que ve y pasa realmente. Anclado a ese constante miedo de lo que está por venir. Aunque, como pase en el sexo, todo el preámbulo sea un juego necesario para llegar en orgasmo.

Dividida en actos, marcados por los victimarios, somos testigos del accionar de un plan que sacude desde el minuto uno. Escrito en una libreta con lápices de colores, del que su autora va tachando uno a uno a los culpables directos e indirectos del suceso. Obvio que su actriz hace todo para atraparnos, ponernos en el lugar de la víctima y golpearnos a su antojo. ¡Un trabajo excepcional!

Publicidad

Y aunque después del tercer acto el ritmo baja, lo que ocurre es necesario para que el personaje agarre un nuevo impulso en su objetivo. Al punto de ser capaz, incluso, de poner en riesgo su propia vida. El final: una cachetada en la cara a quien subestima el poder de una mujer cuando se propone algo. Cassie va, viene, busca, encuentra y desencaja a todos, personajes y espectadores.

Es, además, un filme en el que se tocan por encima temas como el bullying, el machismo, el sexo sin consentimiento, la falta de empatía y solidaridad, la amistad y el amor.

 

ENLACES PATROCINADOS

Publicidad
Publicidad