Publicidad

¡Prepara las cotufas! Las razones por las que debes ver “Lupin”

Foto: IG @lupin_netflix
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

“Lupin” es una de las producciones más valiosos de Netflix. La historia trata con humor temas profundos como los crímenes y la venganza como ninguna otra.

Publicidad

Para quien está viendo la serie es imposible levantarse del asiento sin terminar los cinco episodios que componen cada temporada. El pasado 11 de junio se estrenó la segunda parte y al final del último capítulo el gigante del streaming dejó claro que “Lupin” tendrá tercera parte.

En su primera etapa, “Lupin” se centra en un gran robo que se organiza en el prestigioso museo Louvre de París y la razón poco tiene que ver con llenarse los bolsillos.

¿De qué va?

Assane Diop, interpretado por Omar Sy, llegó a París con su padre Babakar a los 15 años como inmigrante.

Rápidamente, Diop padre (quien vale acotar es muy servicial) consigue trabajo con un prestigioso millonario llamado Hubert Pellegrini, pero la historia da un giro cuando este último acusa al papá de Assane de haberle robado. El joven Assane tiene entonces una impotante misión: vengar a su padre cueste lo que cueste.

A lo largo de la historia la trama salta del pasado al presente y viceversa, pues en ambas líneas temporales hay puntos claves para entender esta ficción francesa.

Por otra parte, las dos temporadas que ha cargado la plataforma de streaming hasta el momento están basadas en la saga de libros escritos por Maurice LeBlanc, que se enfocan en las andanzas de Arsenio o Arsene Lupin, un ladrón de guante blanco.

Un dato curioso es que el autor escribió poco más de 60 historias sobre las hazañas de Lupin, por lo que esta serie podría durar un buen rato.

Nada sucede por casualidad

Más que un ladrón, nuestro protagonista es un ilusionista que nunca deja rastro. El usuario estará al filo del asiento disfrutando de un entretenido relato lleno de sorpresas.

En la serie no existen escenas de relleno: desde un encuentro cuerpo a cuerpo hasta un simple saludo tiene un motivo específico.

A diferencia de otros ladrones que se dejan llevar por el pánico y las emociones, el personaje de Assane Diop demuestra ser un ladrón bastante cerebral que maneja todo con calma y cautela.

Si pensabas que los de “La casa de papel” eran los rateros más carismáticos nunca antes vistos, espera a conocer a este personaje.

Una adicción

Cinco episodios no serán suficientes, tampoco 10 ahora con los nuevos cinco de la segunda parte; sin embargo, aunque la insatisfacción sea muy grande, vale la pena verla.

Seguramente pocas personas han sabido resistirse al resto de “Lupin” tras mirar el primer episodio. Y es que, además de ser una trama bien planificada, tiene un humor particular que será del agrado del espectador en cualquier parte del mundo.

De lo clásico a lo moderno

Uno de los elementos más fascinantes de esta libre adaptación es como Diop planifica sus robos. No está apurado pero tampoco disperso; y a pesar de ser muy tranquilo es también un controlador, pues tiene ojos en todas partes y no da nada por sentado.

Ninguna de sus estrategias para entrar y salir de la candela es suya, porque adapta lo escrito en libros de 1905 al tiempo presente; además, estudia muy bien a cada uno de sus oponentes.

Con la ayuda de la tecnología, buenos contactos y trampas sutiles, Assane logra todo lo que se propone.

Empatía con el ladrón

A pesar de cometer delitos, el personaje interpretado por Sy es de buen corazón y, sobre todo, encantador. Asimismo, su hijo Raoul y su expareja Claire, con quien mantiene una linda amistad, representan su parte más sensible y amorosa.

Muchas veces tendrá que hacer cosas de las que no se siente orgulloso para protegerlos. En pocas palabras, Assane Diop lleva una doble vida.

Publicidad

Otra parte resaltante de Assane es que es noble y a todos sus cómplices les agradece generosamente.

“Lupin” es auténtica, te deja pensando y quien la vea estará concentrado en todo momento o boquiabierto.

 

ENLACES PATROCINADOS

Publicidad
Publicidad