Publicidad

Premian animación mexicana sobre el síndrome de Down

Foto: Cortesía Fotosíntesis Media
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

La animación mexicana “Un disfraz para Nicolás”, ópera prima de Eduardo Rivero, ganó recientemente en el Teatro Leal de La Laguna (Tenerife, España) el galardón a mejor largometraje del año en la cuarta edición de los Premios Quirino, instituidos para promocionar la industria iberoamericana de la animación.

Publicidad

La película, escrita y producida por Miguel Ángel Uriegas, narra la historia de Nicolás, un niño con síndrome de Down que, con la ayuda de los disfraces que le dejó su madre, se embarca a una aventura hacia un reino que está sumergido en el caos. Actualmente, el metraje está disponible en la plataforma de Disney+, según reseñó EFE.

Esta es la tercera película producida por Fotosíntesis Media, una productora de animación que apuesta por generar conciencia a través del cine infantil para toda la familia.

Eduardo Rivero dedicó este “gran reconocimiento” a todos sus compañeros, “a todos los artistas que pusieron su granito de arena” y que lo hicieron posible. “Estamos muy contentos con el resultado, con el recibimiento de la gente y con todo su apoyo”, aseveró.

De esta manera, la cinta se impuso a otros dos filmes mexicanos, “El camino de Xico”, de Eric Cabello Díaz, y “Escuela de miedo”, de Leopoldo Aguilar, así como a la chilena “Nahuel y el libro mágico”, de Germán Acuña Delgadillo.

Otros reconocimientos

Por otra parte, el Quirino a la mejor serie de animación ha recaído sobre la segunda temporada de ‘Petit’, de Bernardita Ojeda, una producción de la compañía chilena Pájaro, en colaboración con Argentina y Colombia, que fue nominada en la pasada edición de los International Emmy Kids Awards.

Esta serie para preescolares cuenta las aventuras de un niño de cinco años capaz de resolver sus conflictos desde su propia perspectiva original.

A la lista de premiaciones también se suman “Homeless Home”, del español Alberto Vázquez, al Mejor cortometraje, y “Memories for Sale”, el primer trabajo del costarricense Manuel López, al Mejor cortometraje de escuela de animación.

De igual modo la cinta argentina “Rutas”, dirigida por Alejandro Imondi y producida por Osa Estudio, recibió el premio a la Mejor animación de encargo y “GYLT”, del estudio español Tequila Works, se consagró como la Mejor animación de videojuego.

Homenajes

Durante la gala también se rindió homenaje al dibujante y director de cine de animación cubano Juan Padrón, creador de clásicos como “Elpidio Valdés” y “Vampiros en La Habana”.

Su hija, Silvia Padrón, puso en valor el “genio” de su padre, “que hizo reír durante décadas a todo su público” y que puso el nombre Cuba en el mapa de la animación mundial.

“Hoy, lamentablemente nos faltan sus chistes, sus ansias de vivir, su mirada cándida, su complicidad y su ternura, pero nos quedan sus obras y sus ingeniosas frases”, concluyó.

Otros detalles

Los portavoces de los Premios Quirino, José Luis Farias y José Iñesta, han hecho hincapié en que la “llama” inicial de estos galardones sigue “más viva que nunca”. “Cada vez somos más y notamos el aliento de toda la comunidad iberoamericana que cree en este sueño de los Quirino”, ha apuntado Farias.

Publicidad

No obstante, “este sueño tiene que tener cómplices”, han abundado, como las instituciones y empresas “que nos apoyan” y a las que “solamente tenemos que decirles: sigan creyendo. Sigan alumbrando el camino. Que la llama nunca se apague. ¡Larga vida a la animación iberoamericana!”, clamaron.

Los galardones, que han sido presentados por la actriz Noelia Noto, deben su nombre al creador del primer largometraje de animación de la historia, Quirino Cristiani, que en 1917 dirigió “El apóstol”, una producción argentina en la que se utilizaron 58 mil dibujos hechos a manos y varias maquetas que representaban edificios públicos y calles de la ciudad de Buenos Aires.

 

ENLACES PATROCINADOS

Publicidad
Publicidad