Publicidad

Pedro Infante, la gran voz de México que se apagó hace 64 años

Pedro Infante ídolo del cine mexicano Foto: Cortesía YouTube
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Pedro Infante fue un actor y músico mexicano nacido en el puerto de Mazatlán, Sinaloa. A sus 18 años de edad ya era reconocido como cantante a en su pueblo local. Asimismo, se destacó en la actuación desde los primeros años como adulto.

Publicidad

En la semana en que se conmemora su muerte recordamos a Pedro Infante, uno de los actores más influyentes y queridos del cine mexicano y del resto de América Latina.

Vida familiar y personal

El actor de «La vida no vale nada» creció en el seno de una familia humilde, siendo el cuarto de quince hermanos e hijo de Delfino Infante y Refugio Aranda. Se convirtió en padre a los 18 años de una niña llamada Guadalupe Infante López, fruto de su amor con su primera novia del mismo nombre.

Dedicado y ambicioso

Desde temprana edad, Infante se las arregló para aprender a tocar diferentes instrumentos musicales. Entre 1939 y 1957 apareció en más de 60 películas y grabó unas 310 canciones. Su carrera musical se centró en enaltecer el folklore mexicano, fue un intérprete de vals, chachachá, ranchera y bolero.

Vale acotar que el 19 de noviembre de 1943 -día después de su cumpleaños- el cantante grabó su primer sencillo: «El soldado raso», tepara el sello discográfico «Discos Peerless».

Todo un mujeriego

De acuerdo con El Heraldo de México, el galán de antaño tuvo una larga lista de amantes y vertió su «semilla» en varias ocasiones, procreando a su primogénita Guadalupe, a quién después le siguieron Graciela, Pedro, María Guadalupe e Irma

Asimismo, adoptó a su sobrina Dora Infante, hija de su hermana, al tiempo que los medios de comunicación de achacaron varios hijos fuera de sus matrimonios y sus relaciones amorosas.

Devoto a sus personajes

El charro se tomaba muy enserio sus interpretaciones para la pantalla grande, tanto así que poco a poco se convirtió en un referente para el hombre mexicano: Hijo respetuoso, amigo incondicional, hombre de honor, amante romántico, un macho que no necesitaba ser violento para mostrar su hombría y también un pícaro simpático.

Fue tal su dedicación para la película Tizoc (1956) que antes de empezar a filmarla usaba a diario «caites», un tipo de calzado tosco utilizado por los indígenas aztecas, para que le produjeran callos, y así, interpretar mejor la manera de caminar de su personaje.

Gracias a su interpretación en esa cinta, de 1956, obtuvo un premio en el Festival Internacional de Cine de Berlín como Mejor actor.

Récord de ventas

A pesar de no ser su autor original, Pedro Infante logró vender como pan caliente su versión de «Las mañanitas» con una cifra de 155 mil copias en un año, lo que significó un récord en 1950.

Según la disquera Peerles, la grabación del cantante había conseguido la venta de más de 15 millones de copias hasta 1985, solo en México.

Sin ropa

El Heraldo de México reseñó que fue en 1991 cuando Infante se convirtió en un modelo -sin pretenderlo- ya que un polémico retrato suyo apareció en una exhibición dentro del Palacio de Bellas Artes. En la imagen se puede ver al ídolo de cine clásico posando como Dios lo trajo al mundo y repleto de espuma jabonosa.

Foto: Cortesía YouTube

Un fanático del peligro

Asimismo, la muerte de Pedro Infante causó gran revuelo mediático y un enorme dolor en el pueblo mexicano y en otros países del mundo. El cantante y actor murió con tan solo 39 años de edad a causa de su afición a la aviación: tuvo un fatal accidente.

Previo al suceso que le costó la vida, Infante ya había tenido otros dos percances aéreos, el primero en la ciudad de Guasave, Sinaloa, donde al intentar despegar de una pista improvisada el avión no pudo ganar altura y se fue de frente contra un cultivo de maíz. De ese accidente le quedó una pequeña cicatriz a la altura de la barbilla,

El segundo desplome fue cerca de Zitácuaro, Michoacán, razón por la que tuvo que implantársele una placa de platino en parte del cráneo.

Publicidad

El 15 de abril de 1957, México y el mundo se paralizaron cuando el exponente del cine de oro azteca falleció en un accidente aéreo tras desplomarse su avión C-87 Libertator Express, minutos después de partir del aeropuerto de Mérida, en Yucatán.

Su legado

En 2019, el productor cinematográfico José Pepe Bojórquez dirigió la película para Netflix «Como caído del cielo» (2019), hecha a modo de homenaje a Pedro Infante. El actor Omar Chaparro fue el encargado de protagonizar la producción.

 

ENLACES PATROCINADOS

Publicidad
Publicidad