Publicidad

Panita Luis

Luis Suárez
Foto: Redes sociales

Formaste parte junto a tus compañeros Guaraguao, de aquél arsenal que muchísimos solíamos tener a buen resguardo. Eran los casettes clandestinos con los cuales, desde la música y la arenga tomábamos fuerza para seguir el camino que nuestra historia y nuestra conciencia iban indicando. Ustedes, junto a Gloria Martín, Alí Primera, Lilia, La Chiche, Tilo Clara, y el grupo Ahora entre otros fueron sumando voces y casettes hasta que nos cansamos de que fueran clandestinos.

Te recuerdo como en la hora, tomando aquél terreno de Gramoven que impedía el paso del agua hacia el barrio. Era terreno de Pdvsa. Quitaron los candados, y pasó el pueblo.

Publicidad
Publicidad

Junto a Zobeida la muñequera, a Aurita Urribarrí, a Pilar Luengo, a otros cantores y muralistas como Uncas, ingenieros como Hugo Moyer, y Cheo González y esta negra escribiendo y reseñando, vimos nacer aquél Núcleo de Desarrollo Endógeno Fabricio Ojeda.

Luego de la admiración vino la amistad, la del acompañamiento por cada disco, por cada gira, por cada circunstancia colectiva.

Recuerdo el disco sinfónico de Diego Silva Silva producido por ti y dedicado al Padre Cantor y en cuyo bautizo tanto compartimos Andrés Castillo, José Alejandro Delgado, Alí Alejandro y Guaraguao en el Cotrain de Lilian Blazer.

Nunca podré olvidar tu respuesta cuando después de los sucesos de Honduras te dije: “Deben tener cuidado con el país a donde vayan” (iban para Guatemala) y me respondiste: “Que tengan cuidado los gobiernos de esos países. Nosotros iremos donde tengamos que ir a llevar el canto y la esperanza”. Inolvidable.

Sigues con nosotros. Los Guaraguao se encargarán de decirnos siempre por dónde y en qué andas.
Hasta la Victoria Siempre, panita Luis Suárez. Tú eres más que Luz.

PD: (Y pensar que Evio Di Marzo cumple 4 años de absurdo viaje. Caramba con el tiempo y la historia, amado compañero…)

@lildelvalle

Deja un comentario

Publicidad
Publicidad