Publicidad

Otakus celebran el Día de “Neo Génesis Evangelion”

Foto: Twitter @evangelion_co
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

“Así como un cruel y despiadado ángel”, el joven Shinji Ikari se convirtió en leyenda a través del popular anime noventero “Neo Génesis Evangelion”, cuya cronología ficticia marca la era postapocalíptica un 22 de junio del 2015, lo que da pie a la celebración de este anime de culto tal día como hoy.

Publicidad

La propuesta se emitió por primera vez el 4 de octubre de 1995 y culminó formalmente el 27 de marzo del año siguiente. Fue creada por Hideaki Anno y es una de las primeras piezas autodidactas de la animación nipona que no está basada en ningún manga; de hecho, su producción fue la que inspiró el lanzamiento de varios formatos gráficos.

“Neo Génesis Evangelion” se transmitió tanto por la pantalla de Televen como del extinto canal de Locomotion, pero hoy en día la batalla entre “Ángeles” y humanos se está librando en la plataforma streaming Netflix, al igual que su película “The End of Evangelion”.

¿De qué va la serie?

Hoy día, “Neo Génesis Evangelion” es considerada una invaluable pieza de la cultura anime que sigue dando de qué hablar entre la fanaticada. De hecho, muchos han elaborado tesis entorno a su argumento filosófico, religioso y psicológico.

Antes del desarrollo de la historia principal, se detalla que el origen del conflicto se remonta a la “Primera Raza Ancestral”, seres humanoides que buscaban crear vida en otros planetas con dos semillas primordiales.

La de la vida se le conoce como “Adán”, mientras que la del conocimiento recibió el nombre de “Lilith”. Fue así como ambas semillas se desplegaron por el espacio para dar cumplimiento a la misión que se les asignó.

“Adán” fue el creador de seres gigantes e imbatibles que son reconocidos como “Ángeles”, mientras que “Lilith” dio vida a criaturas pequeñas y racionales, en otras palabras, los seres humanos.

A pesar de su poder, las semillas estaban sujetas a una regla: no construir su civilización en un mismo planeta. Es aquí cuando arranca la caótica batalla entre humanos y alienígenas.

Un protagonista odiado

El anime presenta a Shinji Ikari, un adolescente conflictuado y depresivo a causa de la muerte de su madre y el abandono de su padre.

Un día lo convoca la organización paramilitar NERV, dirigida por el propio padre que lo abandonó, para pilotar el “EVA 01”, una máquina de guerra semidivina que permite erradicar la amenaza de los “Ángeles” a través de la sincronización entre el alma, cuerpo y mente.

A diferencia de otros protagonistas, Shinji ha recibido el odio y abucheo de los fanáticos de la franquicia, dado a que es la antítesis del héroe tradicional.

Constantemente, el personaje se muestra como alguien llorón, miedoso e inútil que aún se siente abatido por la indiferencia de su progenitor; sin embargo, otra porción de la fanaticada alega que el repudio hacia Shinji tiene que ver con su realismo.

En definitiva, Ikari no se muestra como el colosal o valiente superhéroe que promueven otras propuestas televisivas, sino que más bien es un reflejo constante de la debilidad humana. Por eso a algunos no les gusta verse identificado con ese tenaz espejo.

“Zankoku na Tenshi no These”

Zankoku na Tenshi no These“, traducido al español como “La tesis de un Ángel Cruel”, es el opening musical de esta gran serie. Algunos admiradores bromean con que el tema es el segundo himno nacional de Japón, dada a la profundidad de sus tonadas vocales e instrumentales.

La pieza ha sido interpretada y adaptada por distintos fanáticos de la franquicia, la más reciente fue Katherine Zegarra durante su debut en “La voz Perú”.

Publicidad

Esta interpretación logró sorprender a los jueces del concurso y entre ellos destaca la consideración del cantante venezolano Guillermo Dávila.

“Eres totalmente mágica y el espectáculo que estás dando en este momento ha sido realmente grandioso. Algo que te llega a los sentidos y por un momento me imaginé que estaba en otro país y estaba viendo a alguien que está cantando en otro idioma, a una artista quién sabe quién de famosa (…) No manejo mucho esté género, pero me encanta porque es muy artístico, muy sensible y, tú lo has dicho, tierno”, sostuvo Dávila.

 

ENLACES PATROCINADOS

Publicidad
Publicidad