Publicidad

Oscar Emilio 78

Oscar D'Leon
Foto: EFE
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Le llamábamos “El Diablo de la Salsa” y para nada significaba que fuera malo. Todo lo contrario: Muy pocos como él. Cuando ese Diablo fue a Cuba en 1983 su representante entonces era Alí Ko, un trovador nacido en Uruguay y residenciado en Venezuela. Su nombre era Enrique López y siempre fue amigo de Cuba.

Publicidad

Al retorno de Cuba Oscar Emilio se separó del uruguayo. Padeció el veto y rechazo del entonces poderoso exilio cubano en EEUU, sobre todo en  Miami.

Oscar ya conocía a Oswaldo Ponte, quien se desempeñaba como un excelente técnico en Venevisión. Oscar le propuso a Ponte, a quien todos llamaban ‘el portugués’ por su ascendencia lusitana, que lo representara. Ponte consultó, y aceptó.

Su primer gran trabajo con Oscar fue recuperar el mercado de Miami y para eso era necesario que Oscar D’León se retractara de sus presentaciones en Cuba, como en efecto lo hizo, y para él fue válido. Lo que no fue válido fue decir que había ido a cantar a un país triste. Luego reconocería que fue un error decir eso. Ah, Oscar también perdió su condición de ‘Diablo’ porque eso no cuadraba para ganar adeptos salseros entre los cristianos en general.

Fueron más de 30 años de buena relación, hasta que esta se rompió. No se saben las causas. Se suponen.

Lo logrado por Oscar tiene mucho que ver con el portu, fallecido hace dos años.

Este domingo 11 Oscar D’León llegará a 78 años bien vividos. Confiesa tener 24 hijos (nueve han sido reconocidos). Ha pasado por tres infartos, la perdida de la visión en su ojo izquierdo y otras adversas circunstancias, pero el bajista y cantante, autor de “Llorarás” se mantiene musicalmente en un sitial elevado, sostenido y firme.

Publicidad

Y no habla de retiro. No señor.

@lildelvalle

 

ENLACES PATROCINADOS

Publicidad
Publicidad