Publicidad

Natalia Monasterios nunca le tuvo miedo a los obstáculos

Foto: Cortesía Venevisión
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Natalia Monasterios tiene años en la televisión. Quienes conocen su trayectoria la recuerdan en “Atrévete a soñar”, con Nelson Bustamante y María Alejandra Requena, o por sus años en el magazine “La Tele”, que conducía con Guillermo Tell. Hoy, la administradora de profesión se reencuentra con sus seguidores, de lunes a viernes, en “Portada’s” por Venevisión.

Publicidad

Varios son los años y las experiencias que la acercan, además, a otras lides como el modelaje y la actuación, aunque terminara siendo la animación la más atractiva.

Próxima a sacar adelante nuevos proyectos, que prefiere mantener en secreto, suelta a cuenta gotas que se define a sí misma “perseverante, leal y de corazón noble”. Su trabajo en televisión lo comparte con las aventuras entretenidas que le propinan las aventuras junto a su hija Isabella, quien por cierto no quiere seguirle sus pasos. “No le gusta para nada el medio artístico, pero si eso cambia, ¡la apoyaría en todo!”.

Para Monasterios ser madre es el mejor regalo de Dios, “y una gran responsabilidad. Quiero ser una gran mamá, siempre darle el mejor ejemplo posible. Enseñarle a mi hija las mejores herramientas para que logre la felicidad en cada cosa que decida hacer, y por supuesto, apoyarla siempre. Soy de esas mamás estrictas, pero que enseña con el mayor amor que puede”.

Quemando etapas en “Portada’s”

Su ingreso al magazine matutino de Venevisión se dio como parte del segmento de farándula “Se armó la tramoya”, el empujón que acabaría por incluirla oficialmente como parte del staff de animadores del magazine.

“Amo la animación, pero constantemente quiero evolucionar; por lo que siempre estoy abierta a nuevas propuestas. De hecho estoy en conversaciones para dos proyectos independientes”.

De su trabajo aseguró que lo que más disfruta es “poder entretener, aportar, sumar, dejar siempre un mensaje positivo”. De allí que se considere tan perseverante “hasta lograr mis metas”.

Publicidad

Si bien parecía un poco reacia a revelar lo que viene en camino en materia profesional, el secretismo le duró poco. “Estoy por lanzar una línea de ropa llamada Le Femme, con vestidos glamorosos. Pronto inicio un espacio para un noticiero digital”.

La pandemia le ha enseñado a valorar y aprovechar cada segundo de su vida. “Además, la importancia de compartir con la gente que amamos; valorar y agradecer todo, desde las cosas más simples, hasta las que no lo son tanto. Ansío el momento de reencontrarnos, abrazarnos y poder ser tan cariñosos como lo hemos sido siempre”.

 

ENLACES PATROCINADOS

Publicidad
Publicidad