Publicidad

Mujer y coleo

COLEO
Captura de pantalla
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

El coleo es una de las diversiones populares de mayor arraigo en el país. Tradicionalmente es el hombre quien destaca en las mangas, a pesar que desde tiempos muy remotos la mujer venezolana se ha caracterizado por su valentía. Esta lo ha demostrado ejerciendo tareas que antes eran consideradas propias del género masculino.

Publicidad

Para el público, la manga de coleo representa el sitio ideal para el encuentro, el compartir y disfrutar de los toros coleados bajo el acompañamiento musical de los tonos del arpa. Sin embrago, para el coleador es un escenario bravío, donde se compite, combate y se lucha por hacerse de la cola del toro, en busca de la “Coleada efectiva”. La cual más allá del aplauso, da rango y figura al llanero en su faceta de coleador.

Un día, en el coleo, una mujer entró a la manga decidida a marcar una pauta haciendo su coleada efectiva. Fue en 1922, en Guasipati, estado Bolívar, cuando María Cristina Boada, fue calificada como la mejor coleadora y la primera mujer en montar a caballo para realizar la faena del coleo como deporte propio del llano.

Publicidad

Esta hermosa guayanesa se destacó tanto en el coleo, que su fama se extendió por toda la geografía nacional. Siendo seleccionda en 1923 para integrar el equipo de los mejores coleadores del país. El cual participó en el gran torneo de campeones realizado ese año en Ciudad Bolívar.

De esta manera, María Cristina Boada, dejó constancia que la mujer venezolana puede hacer historia en otras facetas y trabajos, fuera de los tradicionales “oficios del hogar”. Desde ese entonces, y hasta el presente, la mujer forma parte importante del coleo nacional engalanando esta actividad con su figura, belleza y destreza.

 

ENLACES PATROCINADOS

Publicidad
Publicidad