Publicidad

Muere Sidney Poitier, primer artista de color en ganar el Óscar al Mejor actor

Foto: cortesía Instagram @hellocanadamag
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Sidney Poitier murió la noche del 6 de enero, según informó el portal Just Jared. El reconocido actor estadounidense de origen bahameño tenía 94 años y fue el primer afroamericano en ganar un Premio Óscar al Mejor actor, por su interpretación en «Los lirios del valle» (1963), galardón que repetiría en 2002 a título honorífico. Hasta el momento se desconocen las causas de su muerte.

Publicidad

El también activista social fue una estrella de Hollywood con más de medio centenar de películas a cuestas. Entre ellas destacan: «Al maestro con cariño», «En el calor de la noche» y «Adivina quién viene a cenar esta noche».

Hoja de vida

En 1959, Poitier se consolidó como el primer estadounidense negro en recibir una nominación al Óscar como Mejor actor por la película «The Defiant Ones». Se llevaría la estatuilla años más tarde.

Algunas de sus cintas más conocidas estuvieron inmersas por tensiones raciales, mientras los estadounidenses se enfrentaban a los cambios sociales provocados por el movimiento por los derechos civiles. En 1967, apareció como un detective de Filadelfia, luchando contra el fanatismo en la pequeña ciudad de Mississippi, en «In the Heat of the Night» y también como un médico que se gana a los escépticos padres de su prometida blanca en «Guess Who’s Coming to Dinner».

En 2001, ganó el premio Grammy al Mejor álbum hablado por «The Measure Of A Man». Un año después, se llevó un premio honorífico de la Academia en reconocimiento a sus notable logros como artista y como ser humano. Luego, en 2009, el entonces presidente Barack Obama le concedió la Medalla Presidencial de Libertad.

Publicidad

Más allá del cine

Pese a su éxito, el actor fue criticado por representar los ideales de los blancos y no los de su propia raza.

Por un lado estaban los que aplaudían que Poitier fuese considerado una estrella en Hollywood, lo que suponía mayor visibilidad para ellos y un avance en sus derechos. Por otro, los detractores que solían referirse a él como “negro blanco”, pues opinaban que era una estratagema de la industria para ocultar que continuaban siendo extremadamente racista, según reseñó El País.

 

ENLACES PATROCINADOS

Publicidad
Publicidad