Miss sin miss

Parece increíble que sea desde el propio seno de los concursos de belleza que surjan iniciativas para multiplicar el desencanto entre sus seguidores, misión en la cual la Organización Miss Universo dio un paso gigantesco el pasado 5 de agosto, cuando comunicó que, a partir de la edición de 2023, aceptará la participación de mujeres casadas, divorciadas e incluso embarazadas. Todo bajo el alegato de la inclusión.

Para empezar, lo más superficial. De seguir adelante con esa “genialidad”, tendrán que cambiarle el nombre al certamen, porque la palabra “miss” es una voz inglesa que significa “señorita” y esta hace referencia directa a un estado civil. Sugerencia: Merienda Universo.

Para seguir, lo más profundo. La pésima interpretación que se hace de incluir, cuando tal acción debe estar asociada a grupos o colectivos que luchan por la igualdad de derechos civiles, en medio de sociedades que los mantienen discriminados y les niegan el reconocimiento.

Esa no es exactamente la situación de las casadas, divorciadas ni embarazadas, quienes decidieron apostarle, de forma libre, a un proyecto de vida relacionado con la familia y no con las pasarelas, ya que, si sus prioridades hubiesen sido otras, antes de pasar por el altar habrían agotado esfuerzos para lograr una corona, cuando nada se los impedía.

Además, hay otras consideraciones. Algunas exreinas han planteado un punto interesante: si es difícil que una relación menos formal como el noviazgo sobreviva a un título de belleza, ¿podrá hacerlo un matrimonio, que es un compromiso legalizado? ¿O acaso la Organización Miss Universo asumirá la manutención del esposo durante un año para no separar a la pareja?

Otro punto: cómo se plantea el caso de las embarazadas. ¿Limitará los meses de gestación? Porque, si tiene pocas semanas al momento de ganar, el niño nacerá durante el reinado, con las limitaciones que eso puede suponer para que la titular cumpla con los compromisos estipulados. ¿Y si es un proceso que amerita reposo absoluto? ¿Y cómo queda la lactancia materna? ¿Y el cuerpo de una mujer en cuarentena?

Si tiene una preñez avanzada, la situación será similar. En ambos casos: ¿qué pasará con los permisos pre y posnatal que forman parte de los logros del mundo desarrollado? Nuevamente: ¿la OMU se hará cargo de la madre, del pequeño y del padre de la criatura para que permanezcan unidos?

Ante tanta incertidumbre, hay que unir oraciones para que desaparezcan esas ideas tan disparatadas y vuelva la sensatez a los directivos del certamen estadounidense. Porque parece mentira que, cada vez más, lo menos importante en un concurso de belleza sea precisamente la belleza.

Deja un comentario

Lo último

Así se ven Ryan Reynolds y Will Ferrell en «Spirited»

La novela clásica de Charles Dickens, "Spirited", volverá con un remake que protagonizará Ryan Reynolds y Will Ferrery en...

Emily Blunt reveló el peor momento del rodaje de serie «The English»

La ficción limitada debutará el 11 de noviembre en la plataforma Amazon Prime Video

Charlize Theron no tiene media naranja desde hace 5 años

La actriz no descarta tener una relación, pero el afortunado debe tener mucho calibre

El futuro James Bond trabajará al servicio del rey Carlos III

Es la primera vez que el agente trabajará con un monarca que no sea la reina Isabell II

Carlos Romero “El Potrillo”: “Regresé para quedarme”

El cantante tachirense lanzó un dúo junto a Luis Silva

Aran One y La Melodía Perfecta fusionan talentos en «Ke nivel»

El videoclip oficial se grabó en Caracas bajo las órdenes de Alfredo "Shaka"

Nubarrones

Lea aquí la columna "El mago de OS" de Orlando Suárez

«Los Supersónicos» se adelantaron al futuro

La serie de Hanna-Barbera cumple seis décadas

Especiales