Publicidad

Marilyn Manson recibe una nueva demanda por agresión

Foto: AFP
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

El controversial cantante Marilyn Manson no deja de ser noticia. Recientemente, recibió una cuarta demanda por agresión sexual y retención ilegal.

Publicidad

Esta vez, se trata de la modelo Ashley Morgan Smithline, quien aseguró que fue violada, golpeada y secuestrada por el cantante, que además la habría amenazado de muerte en repetidas ocasiones, insinuando que la mataría si abandonaba la relación que mantenían, según reseñó ABC en su portal web.

Un representante del cantante rechazó las acusaciones de la misma manera que hizo con las anteriores denuncias: “Negamos enérgicamente las afirmaciones de la Sra. Smithline. Hay tantas falsedades dentro de sus afirmaciones que no sabríamos por dónde empezar a responderlas. Esta relación, en la medida limitada en que fue una relación, duró menos de una semana en 2010. Manson no ha visto a la Sra. Smithline desde entonces”.

La nueva denuncia llegó cuatro días después de que el intérprete de “Sweet Dreams”, sobre quien pesa una orden de arresto por atacar a una fotógrafa en un concierto de 2019, llegara a un acuerdo con la policía para entregarse.

Primera denuncia

La actriz Evan Rachel Wood, fue la primera mujer en denunciar abusos por parte de Marilyn Manson. Wood aseguró que el cantante “abusó horriblemente” de ella durante la relación que tuvieron de tres años, y que recibió varias amenazas para que no hiciera pública su historia.

“Estoy aquí para poner en evidencia a este hombre peligroso y llamar la atención a la industria del entretenimiento que le ha permitido hacer estas cosas, antes de que arruine más vidas”, sentenció.

Por otro lado, las otras dos demandantes son la actriz Esmé Bianco y una antigua asistente del artista, Ashley Walters. Ésta última aseguró que mientras trabajaba para él, le puso varias veces un video de él abusando de una joven fan menor de edad, a la que desnudaba y azotaba hasta hacerla llorar.

Publicidad

En otro episodio violento, Walters se escondió de Marilyn en un armario, y éste derribó la puerta y la amenazó asegurando tener contactos de mafiosos que cometían asesinatos a sueldo.

De igual forma, están el caso de Jane Doe y Sarah McNeilly, que no han puesto denuncia pero han revelado experiencias similares: “He tenido miedo de atraer la atención sobre mí para evitar terminar en su punto de mira de nuevo”, dijo McNeilly en su perfil de Instagram, publicó ABC.

 

ENLACES PATROCINADOS

Publicidad
Publicidad