Publicidad

«Love Hard»: una comedia romántica que promueve el engaño

love hard
Foto: Cortesía Netflix
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Netflix estrenó esta semana «Love Hard» y, aunque parezca increíble, ya se ubicaba en el primer lugar de vistas en Venezuela. Abro un paréntesis para decir que dudo que este algoritmo sea serio después de ver la película.

Publicidad

Además de tener un argumento para nada novedoso, me daba la impresión de que ninguno de sus protagonistas lograba la conexión necesaria para hacer suspirar. Y es que Nina Dobrev no conectaba con Darren Barnet, mucho menos con Jimmy O. Yang.

Era como si estaban allí para hacer reír, pero sin creerse el cuento que estaban contando. Y eso pesaba mucho sobre el resultado global del filme, pues a simple vista es de este tipo de películas que busca sacudirte con un mensaje que a ratos cachetea la superficialidad.

Entretenida para engullirse un día de aburrimiento, la historia habla de las apps de citas y las mentiras que se esconden detrás de los perfiles falsos. Por allí inicia para acabar vuelta un pasticho, con enredos y desenredos, en torno al amor y cómo los principios morales y emocionales pueden afectarse en función de la convivencia.

Se cae a pedazos

Una a una se le van viendo las costuras. Por un lado, nuestra atractiva e intelectual protagonista aunque se dice un mujer progre sigue creyendo que el hombre perfecto debe ser hermoso. ¡Malo malo! Todo su conflicto radica en eso y tras ser víctima de un engaño apelará por engañar a otro.

Luego tenemos a dos galanes. Está el guapo sin historia (no lo descubrimos lo suficiente ni para odiarlo ni para amarlo) pues simplemente está como un adorno; y, por otro lado, está el protagonista, que no es el típico galán que se promueve en el cine y la TV, sino más bien el nerd que recibe bullying incluso de su familia.

Obvio que en la historia nos muestran las motivaciones y sufrimientos de este último, para jugarle sucio al espectador que acaba creyendo que ese ser mentiroso tenía suficientes razones para engañar a alguien y al final quedarse con el premio. ¡Pues no! Con todo y que busque justificar su mentira, en la vida real este tipo de acciones deben ser reprochables y jamás alguien que se hace pasar por otro, por las razones que sean, puede ser aplaudido. Quizás mis principios morales son demasiado rígidos, pero no haría a alguien lo que no me gustaría que me hicieran a mí y punto.

Publicidad

No me vengas tú

La historia también busca de alguna manera valerse de aquel recurso exprimido en otras películas de este corte, como «Jamás besada» o «Cómo perder a un hombre en 10 días», en el que una periodista va tras un reportaje que choca con sus principios y le hace cambiar la forma de ver la vida. Por allí, esta historia dirigida por Hernán Jiménez, acaba siendo más de lo mismo.

Cierro con un inciso para decir que quienes hemos tenido oportunidad de interactuar en aplicaciones de citas como Tinder, lapidamos el engaño y estoy seguro que no seríamos capaces de acabar viviendo una historia como la de «Love Hard». Porque como dice el refrán: la mentira tiene patas cortas y la verdad siempre la alcanza.

 

ENLACES PATROCINADOS

Publicidad
Publicidad