Los muebles de Steven Tyler

De las últimas grandes estrellas que tocó en suelo venezolano antes de la recesión de conciertos en vivo fue Aerosmith. Su concierto caraqueño era uno de los más esperados. Los seguidores no podían creer que, efectivamente, Steven Tyler y su gente vendrían. Aunque, no obstante, sí estuvo, así como lo cuento, a punto de no hacerse. Casi el mismo día.

Unos días antes del show comenzó el montaje de la tarima y demás elementos en el estacionamiento del Poliedro donde se hizo el concierto. En ese momento, aún las torres de acceso que están ahora no existían. Por lo que una reja con cadena era la encargada de resguardar el área.

Muchos fanáticos se extrañaron de que el show se hiciera ahí y no dentro del Coso de La Rinconada. Y la decisión la tomaron los empresarios por dos razones básicas: Esperaban una asistencia mucho más grande al aforo del recinto. Y la segunda, que para el viernes de esa semana se inauguraría una exposición de muebles; la cual había contratado el lugar con un año de antelación. Y, al igual que para un espectáculo, necesitaba varios días para acondicionarse.

Lo cierto es que ese día (un lunes) los obreros comenzaron a erigir la enorme tarima que suele adornar este tipo de presentaciones, consideradas de alta gama. Los de la producción estaban bien diferenciados con quienes daban los toques finales a todo el terminal de La Rinconada que aunque ya estaba operativo; aún tenía construcción y escombros pendientes.

Pero ese no fue, precisamente, el mayor escollo que tuvo que lidiar la productora que años se desmoronaría más que como un castillo de naipes. Con rey y todo. Cuando el equipo reporteril de Últimas Noticias llegó el lugar para ver cómo iba la cosa, se encontró con una protesta. No solo de pancartas, sino con consignas.

Así como lo cuento, los expositores reclamaban su derecho a entrar al Poliedro a iniciar su montaje. Los responsables de la exposición esgrimían el contrato que habían firmado 365 días antes. Y quienes habían pagado por el stand pedían el cumplimiento. Según lo que afirmaban, no los dejaban ni acercarse al perímetro, porque por el montaje el Poliedro y sus alrededores estaban tomados hasta tanto Tyler, quien había estado de paseo por La Candelaria, y su combo se fueran y se recogiera la tarima. Por eso, en protesta impidieron el acceso al lugar. No dejarían entrar más equipos, ni carros y mucho menos a “Los chicos malos de Boston”. Pero, don dinero todo lo resolvió. Los muebles tuvieron que esperar una semana para que, quien lo quisiera, los pudiera comprar. 

Deja un comentario

Lo último

Así se ven Ryan Reynolds y Will Ferrell en «Spirited»

La novela clásica de Charles Dickens, "Spirited", volverá con un remake que protagonizará Ryan Reynolds y Will Ferrery en...

Emily Blunt reveló el peor momento del rodaje de serie «The English»

La ficción limitada debutará el 11 de noviembre en la plataforma Amazon Prime Video

Charlize Theron no tiene media naranja desde hace 5 años

La actriz no descarta tener una relación, pero el afortunado debe tener mucho calibre

El futuro James Bond trabajará al servicio del rey Carlos III

Es la primera vez que el agente trabajará con un monarca que no sea la reina Isabell II

Carlos Romero “El Potrillo”: “Regresé para quedarme”

El cantante tachirense lanzó un dúo junto a Luis Silva

Aran One y La Melodía Perfecta fusionan talentos en «Ke nivel»

El videoclip oficial se grabó en Caracas bajo las órdenes de Alfredo "Shaka"

Nubarrones

Lea aquí la columna "El mago de OS" de Orlando Suárez

«Los Supersónicos» se adelantaron al futuro

La serie de Hanna-Barbera cumple seis décadas

Especiales