Publicidad

Las tres caras de José Gregorio Hernández

Collage: Chevere.life
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

El pasado viernes 30 de abril se produjo el momento culminante en la causa que nació en 1949 con el propósito de lograr la canonización del doctor José Gregorio Hernández. Su ascenso a Beato, aprobado por el papa Francisco, se alineó con la creciente devoción que la figura del médico provoca en la población católica venezolana, más allá de formalismos burocráticos o de retrasos jerárquicos.

Publicidad

El acto oficiado en la capilla del colegio La Salle reconoció oficialmente un sentir popular que ya había sido reflejado en la televisión nacional, a través de distintas producciones que expusieron la vida y la obra de un personaje que forma parte de la identidad patria.

Para esa misión divulgativa, los canales seleccionaron a tres actores que prestaron sus rostros al llamado “siervo de Dios”: Américo Montero (olvidado por los efectos del tiempo), Mariano Álvarez y Flavio Caballero.

Pantalla chica

Quienes tuvieron oportunidad de apreciar el trabajo del trío de histriones coinciden en que la mejor interpretación de José Gregorio Hernández la realizó Américo Montero en los años 60. Además de compartir terruño –ambos trujillanos-, protagonizó distintas producciones de televisión y cine.

Montero, quien tenía una significativa trayectoria internacional, fue seleccionado por el escritor Pedro Felipe Ramírez para dar vida al místico personaje. El proyecto, puesto en marcha en 1965 por Rctv, concluyó en un seriado de 46 capítulos titulado «El siervo de Dios», al que siguieron en la misma década «La vida de José Gregorio Hernández», «Los favores del doctor José Gregorio Hernández» y «El médico de la bondad», además de dos largometrajes: «El siervo de Dios» y «Los favores del Venerable». Estos trabajos marcaron de tal forma al actor que, en lo sucesivo, le resultó imposible ser reconocido por otros papeles.

En 1990, en plena guerra por el rating, Venevisión y Rctv decidieron producir sendos unitarios luego de que el papa Juan Pablo II declarara Venerable a Hernández. Ambas televisoras recurrieron a primeros actores: Mariano Álvarez y Flavio Caballero, respectivamente.

Álvarez siguió las líneas escritas por Omer Quiraragua, Claudio Nazoa y Armando Rivero, para «El siervo de Dios», con el apoyo de un elenco conformado por Rafael Briceño, Agustina Martín, Andrés Izaguirre, Judith Vásquez y José Vieira, entre otros.

Mientras Caballero hizo lo propio con el texto de Leonardo Padrón en «El venerable». También participaron: Carlota Sosa, Omar Gonzalo, Domingo del Castillo, Rosita Vásquez, María Escalona, Carlos Villamizar, Roberto Lamarca, Hilda Abrahamz, Carlos Cruz, Lourdes Valera, Gledys Ibarra, Amílcar Rivero y Vicente Tepedino.

Trazos

Américo Alejo Azuaje Montero nació en 1928 en Boconó. Desde muy niño vivió en Barquisimeto, donde concluyó bachillerato. Gracias a una beca, viajó a Nueva York con el objetivo de estudiar piano; sin embargo, aprovechó la oportunidad para formarse en artes escénicas. Al tiempo se mudó a México para continuar con su aprendizaje en ejecución y canto lírico.

Publicidad

A principios de los 50 debutó en cine. Al cabo de una década regresó a Venezuela, para encontrarse con el personaje que le cambiaría la vida.

Aunque intervino en distintas historias dramáticas del canal de Bárcenas, nunca pudo desprenderse de la imagen de José Gregorio Hernández. Falleció el 26 de abril de 1993, en Caracas.

 

ENLACES PATROCINADOS

Publicidad
Publicidad