Publicidad

Las bodas sensacionales

Boda Catherine Fullop y Fernando
Foto: Archivo ÚN
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

A propósito de bodas famosas, en los 80 y 90 era muy común que los canales televisaran los casorios de artistas venezolanos. Así como lo cuento. Figuras como Catherine Fullop y Fernando Carrillo;  Guillermo Dávila y Chiquinquirá Delgado; Maite Delgado y Alfonso Mora o Bárbara Palacios y Víctor Manrique, entre muchos otros, se dieron el sí en vivo.

Publicidad

Pero la cosa no era tan en directo. Normalmente, el matrimonio se grababa un día antes para luego transmitirse como si estuviese sucediendo el sábado. La boda sensacional no solo le daba la oportunidad al público de sentirse que compartía el acontecimiento; sino que a los cónyuges les daba el chance de comprar sus apartamentos; equiparlos y hasta gozar la Luna de miel. Porque todo era pagado por el canal que hacía la transmisión.

El matrimonio se preparaba con tiempo. Ricardo Peña, por ejemplo, era un as en eso de armar todo para que, aunque grabado, luciera en vivo. No había mayores restricciones para que el público pudiera acompañar a sus artistas en la iglesia. Uno de los matrimonios con más público fue el de Barbarita.

La Iglesia de la Chiquinquirá, que es una inmensidad, no fue lo suficientemente grande para reunir a la gente que burló cualquier medida de seguridad y, literalmente, se atapuzó en el templo. Palacios, publicista al fin, supo vender y muy bien su boda. La anunció durante un exquisito almuerzo a un grupo reducido de periodistas; luego de muchos meses de persecución para saber la fecha del casorio.

Publicidad

Eso sí, la fiesta sí era otra cosa. La seguridad del canal funcionaba a la perfección y solo los invitados podían pasar. Así, se preparaban las coletillas con la llegada de los invitados, quienes una y otra vez grababan hasta que a la producción de «Sábado Sensacional» le gustaba cómo quedaba.

La última boda televisada antes de la pandemia fue la de Miguel Moly, con Wendy Villalobos. Y es el único artista venezolano que se ha casado dos veces ante las cámaras. Así como lo cuento, en los 90 con Inés María Calero quien orgullosa mostró su barriguita durante el enlace.  

 

ENLACES PATROCINADOS

Publicidad
Publicidad