Larga vida

Aunque hay quienes consideran que los concursos de belleza están pasados de moda, la realidad ofrece suficientes argumentos para afirmar lo contrario. Quizá la simpleza de las últimas ediciones de Miss Universo o la incomprensible dinámica de Miss Mundo pudieran producir la sensación de declive; sin embargo, ambos continúan despertando el interés del público aficionado a este tipo de actividades.

Más allá de los grand slam mencionados, hay una agenda abarrotada de elecciones que tienen lugar en cuatro de los cinco continentes; al parecer, este modelo de negocios no atrae la atención en Oceanía, a pesar de que Australia y Nueva Zelanda suelen tener representantes en la mayoría de las competiciones.

Sirva como ilustración que el sábado 11 de junio hubo tres concursos: Miss Elite World en Egipto, Miss Global en Indonesia y Miss & Mister Tourism World Cuba en Miami, en el que, por cierto, participó como jurado calificador el exmíster, animador y coach venezolano Georges Biloune, quien durante un tiempo perteneció al staff del magazine «Portada’s».

El último de los eventos permite hacer un comentario aparte. A lo largo del período castrista, la isla antillana estuvo ausente de los certámenes internacionales. No obstante, de un tiempo a esta parte, la bandera de rayas horizontales blancas y azules ha vuelto a ondear, por iniciativa de migrantes cubanos que han adquirido diferentes franquicias y seleccionan candidatas para estar presentes en los principales escenarios relacionados con la belleza.

Esta reactivación, que no deja de tener un romántico componente patriótico, responde en gran medida a la palabra utilizada deliberadamente en un párrafo anterior: negocios, ya que la caja registradora suena más fuerte que el impacto de las flechas de Cupido.

La supervivencia y la proliferación de los concursos de belleza se debe a que reportan dividendos para sus organizadores, quienes manejan diferentes fuentes de ingresos: cobro de franquicias, cobro de inscripciones, aporte de los patrocinadores, venta de derechos de transmisión televisiva, porcentaje de cuñas y comercialización de material publicitario, con lo cual se mantienen las estructuras.

Además, recurren a la ilusión que pueden tener los jóvenes por ser embajadores en un ámbito que los coloca en vitrina y les permite acortar el camino para incursionar en los medios de comunicación o en actividades que requieran un perfil público. Es decir: les ofrece una oportunidad que, a lo mejor, no tendrían de otra manera.

De aquí al término de 2022, hay más de 30 certámenes programados, tanto en Venezuela como en el exterior. Y seguro que no es por amor al arte o, en este caso, a la belleza.

Deja un comentario

Lo último

Así se ven Ryan Reynolds y Will Ferrell en «Spirited»

La novela clásica de Charles Dickens, "Spirited", volverá con un remake que protagonizará Ryan Reynolds y Will Ferrery en...

Emily Blunt reveló el peor momento del rodaje de serie «The English»

La ficción limitada debutará el 11 de noviembre en la plataforma Amazon Prime Video

Charlize Theron no tiene media naranja desde hace 5 años

La actriz no descarta tener una relación, pero el afortunado debe tener mucho calibre

El futuro James Bond trabajará al servicio del rey Carlos III

Es la primera vez que el agente trabajará con un monarca que no sea la reina Isabell II

Carlos Romero “El Potrillo”: “Regresé para quedarme”

El cantante tachirense lanzó un dúo junto a Luis Silva

Aran One y La Melodía Perfecta fusionan talentos en «Ke nivel»

El videoclip oficial se grabó en Caracas bajo las órdenes de Alfredo "Shaka"

Nubarrones

Lea aquí la columna "El mago de OS" de Orlando Suárez

«Los Supersónicos» se adelantaron al futuro

La serie de Hanna-Barbera cumple seis décadas

Especiales