Publicidad

“La Purga por siempre”: un cierre interesante que abre una nueva puerta

purga
Foto: Cortesía Universal Pictures
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

El sádico pasatiempo de matar con permiso una noche al año vuelve a la gran pantalla con un giro rompedor en la última entrega de “La Purga”. Bajo el título de “por siempre”, esta vez una noche no será suficiente para saciar la sed de sangre. El aviso llevará a la masa a revelarse y romper la regla de oro en este juego de muerte. Con este argumento la historia se sustenta en dos realidades que conectan al odio en la mentes de aquellos que carecen de razón: xenofobia y migración.

Publicidad

Como si se tratara de una olla de presión, a punto de explotar, seguimos el drama de una pareja de mexicanos que cruza la frontera de Estados Unidos ilegalmente. Van en busca de una vida mejor, pero también al escape de una verdad que el espectador irá descubriendo conforme avance la trama.

Uno de ellos es un vaquero que llega a Texas atado al amor que siente por su mujer. Acabará trabajando a las órdenes de una familia acomodada, aguantando siempre pero sin perder la paciencia. Desde el primer momento se nos expone la rivalidad racial entre algunos miembros de la familia y este, al tiempo que se muestra el lado afable de otros.

“No quiero que mis hijos hablen español”, dice con furia uno de los protagonistas mientras la escena nos muestra cómo crecen bajo la tutela y el cariño de servidumbre mexicana. Vaya antítesis, pagas con odio a quien por poco ofrece amor y formación.

En este orden suponemos que ese odio está allí, latente en una sociedad que se cree dueña del espacio y que no está dispuesta a ceder terreno. Presos y con ganas de librarse, llevarán a los más radicales a revelarse. Un giro novedoso que refresca la historia que hasta ahora se repetía en cuatro películas y una serie de TV.

Bomba de tiempo

Este malestar será detonante para alterar el origen argumental de la franquicia e impulsarla más allá. Dando incluso un posible nuevo escenario de continuidad a lo que parecía extinto. Aleccionadora a ratos, en torno a la migración, la solidaridad y el rechazo, pero también entretenida la película se engancha al suspenso de siempre. Solo que al final hasta los más radicales son capaces de olvidarse de los suyos y perder la cabeza.

Se discuten sobre la mesa, de nuevo, el porte de armas, el ajusticiamiento, el racismo y la guerra sin razón. Pero también la fe, el amor, la esperanza y el arrepentimiento.

Publicidad

Para quienes no lo saben, han pasado ocho años del estreno de la primera entrega titulada “La Purga: la noche de la expiación“. En Venezuela llegó a los cines el 29 de noviembre de 2013. De nuevo James DeMonaco, creador de la idea lleva las riendas de la dirección, agarrando el toro por los cuernos y dejando entre líneas la posibilidad de al menos una película más. Aunque el cierre parecía inminente.

Inesperado resulta que, en esta ocasión, el verdadero terror no se viva la noche del asesinato permitido sino las siguientes horas que se vuelven eternas. Con sangre, explosiones, persecuciones, disparos y escapes a granel.

 

ENLACES PATROCINADOS

Publicidad
Publicidad