Publicidad

«La Bella y la Bestia», la historia que retrata un amor de culto cumple 30 años

La Bella y la Bestia
Foto: Instagram @thedisneyprincesses
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

A partir de «una fábula ancestral y un sueño hecho verdad» fue como una joven e inteligente doncella logró domar a un solitario e incomprendido monstruo. Este es el argumento detrás de «La Bella y la Bestia», filme que hace 30 años se convirtió en uno de los clásicos más icónicos y aclamados de Disney.

Publicidad

La liberación de la cinta data del 22 de noviembre de 1991, teniendo a Kirk Wise («El jorobado de Notre Dame») y Gary Trousdale («Atlantis: El imperio perdido») como sus principales directores, mientras que la producción corrió por cuenta de Don Hahn («El rey león»).

Por otra parte, el guion estuvo bajo la responsabilidad de Linda Woolverton («Maléfica: Dueña del mal»), quien se basó en la versión del cuento que ofreció la autora francesa Jeanne Marie Leprince de Beaumont en 1770.

En lo concerniente a las voces originales, el reparto incluyó la participación de la actriz de Broadway Paige O’Hara, Robby Benson («Jeremy»), Jerry Orbach («Dirty Dancing»), David Ogden Stiers («Los ángeles de Charlie»), entre otros talentos.

La receptividad

«La Bella y la Bestia» recaudó más de 424 millones de dólares en taquilla, superando con creces su presupuesto inicial de 25 millones.

Con respecto a sus reconocimientos, salió invicta en la categoría Mejor Banda Sonora tanto en los Premios Óscar como en los Globos de Oro. En esta última gala también logró posicionarse en la categoría Mejor Película.

También estuvo nominada en los Premios BAFTA y la Asociación de Críticos de Chicago, mientras que logró salir invicta en el National Board of Review como Mejor Película Animada

Por otra parte, la historia dio pie para la producción de dos secuelas cinematográficas tituladas «La Bella y la Bestia: Una Navidad encantada» (1997) y «El mundo mágico de Bella» (1998), además de su propia adaptación en Broadway y un live-action del 2017.

Hoy en día, la cinta está disponible en el catálogo de Disney+, por lo que las viejas y nuevas generaciones pueden verla cuando quiera y las veces que deseen.

¿De qué va?

«La Bella y la Bestia» arranca con un peculiar relato desde los vitrales de un imponente castillo, que explican como un príncipe mimado y egoísta fue víctima de una maldición tras haber insultado a una anciana pordiosera, sin prever que se trataba de una poderosa hechicera que estaba probando su humanidad.

Asimismo, la bruja le dio 10 años para revertir el hechizo a través del verdadero amor o, de lo contrario, tanto él como sus empleados quedarían malditos de por vida.

Por otra parte, también es la historia de Bella, una joven que tiende a ser criticada y despreciada por la gente de su localidad gracias a su evidente amor por los libros. Por determinadas circunstancias «la belleza y la fealdad hallarán más que una amistad» a causa de una forzosa convivencia.

Las secuelas

En lo que respecta a sus secuelas, conocemos un poco más de la historia de la Bestia con «Una Navidad encantada», que tiene como antagonista a un malvado órgano que pretende mantener su estatus de consejero aunque eso implique no volver a su forma humana.

«El mundo mágico de Bella» se enfoca más en la convivencia de los protagonistas con los personajes secundarios.

Finalmente, el live-action llena algunos huecos argumentales de su contraparte animada, como por ejemplo el fallecimiento tanto de la madre de Bella como la de Bestia, además de darle un trasfondo más consistente al egoísmo inicial del protagonista.

Lo interesante de esta adaptación es que se enfatiza más en el machismo y misoginia de la época, ya que en una de las escenas vemos que solo los niños tienen acceso a la educación, mientras que en otra vemos como Bella es reprochada por la comunidad cuando intenta que una niña aprenda a leer.

Por otra parte, el padre de la protagonista es mucho más serio, LeFou es una persona empática, Gastón no es tan patán y la bruja cuida a los protagonistas desde las sombras. Asimismo, los sirvientes del castillo se sienten corresponsables del castigo de su amo, a tal punto que estaban dispuestos a pasar la eternidad como unos utensilios.

Polémicas

Como bien sabemos, Bella es una de las princesas más queridas de la compañía y gracias a ella se fueron erradicando algunos prejuicios machistas que imperaban en el campo de la animación; no obstante, su película también tiene algunas cuantas polémicas hoy en día.

Hoy día, lo que más se cuestiona de «La Bella y la Bestia» es el florecimiento del romance, ya que la protagonista se vio en la obligación de quedarse en los dominios de la Bestia para salvar la vida de su padre.

Publicidad

A partir de ahí se fue generando el síndrome de Estocolmo, en el que una víctima empieza a sentirse a gusto con su verdugo, bien sea por su posición económica, sus habilidades de manipulación o porque se siente en deuda con él, en este caso fue porque el galán en turno la salvó.

En este sentido, la Bestia se lleva la peor parte, ya que actúo igual o peor que Gastón tras chantajear a Bella con lo que más le importaba: su papá.

 

ENLACES PATROCINADOS

Publicidad
Publicidad