Publicidad

Kate Winslet denuncia la homofobia de la industria hollywoodense

Foto: Agencia EFE.
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Muchos actores homosexuales que trabajan en Hollywood ocultan su inclinación sexual ante el temor de que esto pueda arruinar sus carreras, afirma la actriz Kate Winslet.

Publicidad

La estrella británica, quien trabajó en películas como «Titanic» y «Sensatez y sensibilidad», declaró a la revista cultural del dominical «The Sundady Times«, que conoce al menos cuatro actores que no quieren revelar su sexualidad ante la posibilidad de que no sean contratados para interpretar personajes heterosexuales.

Winslet criticó lo que considera un ambiente de «discriminación y homofobia» en la industria del cine y agregó que el colectivo LGBT -lesbianas, gays, bisexuales y transgénicos-, necesita un movimiento similar al de «MeToo», que salió a la luz hace unos años en Estados Unidos al revelarse el alcance de los acosos sexuales contra actrices, reseñó la agencia EFE.

Falta trabajo por hacer en el campo de la inclusión

«No puedo decir el número de actores jóvenes que conozco, algunos bien conocidos y otros que empiezan, que están aterrados de que su sexualidad sea revelada», añadió la actriz de 45 años.

A pesar de las presiones a favor de más diversidad en los premios cinematográficos, en los que predominan actores y directores blancos, poco se debate sobre la representación de personalidades gays y bisexuales, añade The Sundady Times.

Winslet se refirió a esta situación a raíz de su papel de la paleontóloga británica Mary Anning en el filme «Ammonite», que especula sobre una relación de esta con la geóloga Charlotte Murchison, interpretada por Saoirse Ronan.

Ideales inalcanzables

Por otra parte, la actriz británica también expresó su fatiga e indignación ante la hipocresía que proyecta Hollywood, cuyo afán es mostrar el ideal de «perfección» en cada producción cinematográfica, lo cual va alimentando el ego de los prejuicios de la estética.

«Lo que observamos es gente que gasta una enorme cantidad de tiempo, que se preocupa de cómo se ven con filtros (…) Mirando fotografías de lugares increíblemente glamorosos para pasar las vacaciones. Me preocupo por eso, para las generaciones más jóvenes. Estos ideales inalcanzables, por ende ya no quiero interpretar papeles que alimenten algo inalcanzable. Ya terminé con eso», destacó la entrevistada.

Publicidad

«Tal vez sea porque estoy envejeciendo y no tengo miedo de aprovechar esas fortalezas», dijo la protagonista de films como «The Reader».

Y agregó: «Pero también interpretar papeles más glamorosos era algo para lo que me sentía más preparada cuando era más joven. Simplemente ya no estoy tan interesada».

 

ENLACES PATROCINADOS

Publicidad
Publicidad