Publicidad

Justin Timberlake, en el banquillo de acusado en nuevo documental

Janet-Jackson-y-Justin Timberlake
Foto: AFP
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Al cantante Justin Timberlake le achacan haber actuado de mala fe en el show de medio tiempo del Super Bowl 2004, donde, aparentemente, dejó al descubierto uno de los senos de Janet Jackson a propósito.

Publicidad

Justin y Janet fueron los grandes protagonistas del espectáculo que no solo paraliza los Estados Unidos, sino que también tiene la atención de todo el mundo y que en aquel momento terminó en un final de terror para la hermana de Michael Jackson, tras un fallo de vestuario que le costó varios contratos y una invitación a los Grammy, reseñó Yahoo!

Este episodio está bajo la lupa de New York Times en «Malfunction: The Dressing Down of Janet», un documental que pretende revelar qué fue lo que ocurrió en realidad aquella vez y que tiene declaraciones de una persona que diseñó la polémica pinta que usó la mujer ese día.

Palabras más, palabras menos, sostuvo que el intérprete de «Cry me a River» sabía muy bien lo que hacía, sin medir las consecuencias de lo que pasaría más tarde.

Habla un testigo

«Era un trabajo por encargo. Me contrataron para hacer un trabajo, e hice exactamente lo que me pidieron», dijo a Access Hollywood Wayne Scot Lukas, el estilista que vistió a Janet Jackson ese día.

«Si trabajo con alguien que es bailarín, tiene que poder bailar con su vestuario, y no puede caérsele bajo ningún concepto. Mi trabajo es usar broches y pasadores y velcro para que todo se mantenga en su sitio incluso si se le olvida encajar algo en un cambio rápido de vestuario. Mantengo al 100% mi historia de que hice exactamente lo que debía hacer, aquello para lo que me contrataron», agregó.

Lukas negó que lo que ocurrió fue por su culpa y que si hubiese sido así no habría trabajado seis años más con Janet Jackson, de quien solo brindó comentarios positivos.

De quien no tiene buenos recuerdos es del ex *NSYNC, porque no lo perdona por su traición para salvarse de la indignación contra Jackson que hubo en la opinión pública, tras el suceso.

«No hemos hablado desde que me echó la culpa. Bajó del escenario y dijo: ‘Es solo un pequeño fallo de vestuario. Todos queremos dar algo de lo que hablar’. Y cuando dijo eso, pensé: ‘Se acabó, adiós a nuestra amistad’. ¿Un fallo? Yo no cometo fallos», insistió el profesional.

Ella pagó los platos rotos

Pese a ser una víctima de la situación, la intérprete tuvo que soportar las críticas y castigos de un sistema misógino que la dejó sin muchas oportunidades, pero que a Justin no juzgó luego de que se disculpó.

Es más, la carrera del ex de Britney subió como la espuma y recibió una invitación para volver a participar en el Super Bowl en 2018.

Aunque se busca limpiar el nombre de la artista, a ella no le ha gustado la idea de recordar lo que pasó y cómo la sociedad la juzgó. Quiere que ese documental desaparezca. Ella no pidió un movimiento ‘Free Janet’. No está interesada», siguió Wayne Scot Lukas.

Es por eso que ella no quiso participar en el proyecto y pidió a personas de su círculo cercano no hacerlo.

De acuerdo con La Vanguardia, «Malfunction: The Dressing Down of Janet» relatará cómo Les Moonves, el entonces director ejecutivo de CBS, se puso como meta arruinar la carrera de Jackson tras ese incidente, al tiempo que MTV boicoteó a la famosa morena, por reducir a unas cuantas reproducciones de sus videosmusicales en su programación.

Publicidad

Finalmente, el diseñador del vestuario de Janet aseguró que recibió amenazas de muerte y que lamenta que nadie les prestó apoyo.

«Desearía que Janet o alguien pudiera salir ahora y decir: ‘dejad a mi amigo Wayne en paz, no hizo nada malo’. Mientras no sea así, los dedos seguirán apuntándome», remató. 

 

ENLACES PATROCINADOS

Publicidad
Publicidad