Publicidad

José Torres, el eterno Tacupay que está dispuesto a regresar a las pantallas

José Torres
Foto: Cortesía IG @josetorrestacupay
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

A sus 96 años de edad, José Torres está dispuesto a regresar a la actuación y si es en una producción que pueda estar disponible en algún servicio streaming, mejor.

Publicidad

El primer actor venezolano, que triunfó en el cine italiano en los años 60 y 70, disfruta de una vejez tranquila pero su deseo es volver a la orden de luces, cámara y acción.

“Yo siempre digo que uno no se retira, sino que lo retiran. Siempre estoy esperando un director y un personaje, estoy listo para eso, y creo que la edad está en la mente y no en el cuerpo”, comentó.
“Soy un espíritu que siempre quiere estar haciendo algo y siempre estoy a la expectativa. Es como el poema de ‘Cuántos años tengo’: tengo el deseo de seguir viviendo y de hacer las cosas”, aseguró.
Su carrera es larga y fructífera. En su haber se contabilizan al menos 60 títulos, pero es especialmente recordado por su labor en el dramático “Ka Ina” de César Miguel Rondón, que retransmite Venevisión 26 años después de su estreno.

“Ligerito, ligerito”

En “Ka Ina” era el fiel compañero de Maniña Yerichana (Hilda Abrahamz), el indio Tacupay que interpretó en una superproducción de 164 capítulos que hasta hace poco estaba disponible en Amazon Prime Video y que ahora se puede disfrutar de 10:00 a 11:00 de la noche en Venevisión.

“Creo que es una de esas producciones que no se olvidan, gracias a Dios porque tampoco nos dejan a nosotros, los que pudimos trabajar en algo tan hermoso. Fue muy complicado y difícil, pero nos sigue dando muchas satisfacciones”, observó.
San Ignacio del Cucuy fue el pueblo ficticio donde se desarrollaron los hechos en los que el indio waico tuvo un personaje clave. Sin él no habría historia, pues fue quien salvó la vida de Catalina Miranda, la protagonista, de la muerte cuando nació, sentenciada por su propia madre para poder ser joven y bella hasta la eternidad.
“Fue difícil porque el traslado del vestuario, toda la cantidad de objetos que se tuvieron que llevar, construir el pueblo San Ignacio del Cocuy. Aunque no parece nada existía, todo fue hecho por los técnicos de Venevisión y eso se traduce en dinero. Tan solo en carga se usó un avión para trasladarlo todo”, recordó el primer actor que siempre tenía una expresión para todo cuando estaba bajo la piel del aborigen: “ligerito, ligerito”.
Las grabaciones de la telenovela fueron intensas, según relató Torres. Poco se dormía, se grababan escenas de noche y también de día, para aprovechar el sol. “Hubo incomodidades, porque nada como la casa”, sostuvo al respecto.

¿Quién es waico?

“Fue un personaje realmente hermoso”, describió José Torres de entrada. “Fue un personaje maravilloso, capaz de sacrificarse por el amor tanto de Catalina como de Maniña, un personaje que dio tanto amor, fue leal, certero, amigo, padre, todo para Maniña y eso le llega a la gente”.

Desdoblarse para ser el indio waico no solo fue azar del destino, sino una recomendación. “Llegué casi a última hora, porque estaban buscando al actor para hacer el personaje. Yo tenía varios años sin hacer nada importante y un gran amigo y compañero fue quien habló de mí para incorporarme”.

Habla de Alberto Marín, “que ya no está junto a nosotros, ya hizo su viaje de no retorno. Fue un gran amigo y un magnífico actor”, que interpretó a Medardo Garañón, uno de los villanos de la telenovela.
“Me han preguntado si yo me parezco a Tacupay o si Tacupay se parece a mí. Traté de darle vida a ese personaje y le doy las gracias a César Miguel Rondón, que hizo ese papel para mí, que poco a poco fue ganando fuerza y también gané la compañía de Hilda, que nos compenetramos muy bien para hacerlo lo mejor posible al momento de rodarla. Pasamos horas practicando, fue realmente hermoso y difícil de olvidarlo y todo se percibe a través de la televisión”.

Particularidades de la telenovela

Cuando los actores fueron convocados, según contó el también histrión de “Pandemonium, la capital del infierno” (de Román Chalbaud), no había libreto terminado. 

Sostuvo que se preocupó por la síntesis que hicieron de Tacupay y mientras le contaban de qué iba su papel, se lo iba imaginando “y después me tocó investigar sobre el personaje y en la medida que avanzaban las grabaciones iba entendiendo a Tacupae. Me sirvió mucho la investigación que hice sobre el personaje por la manera de hablar, la gestual, los silencios. Busqué herramientas para darle forma”.

Asimismo, compartió que lo suyo con Hilda Abrahamz fue amor a primera vista. La amistad traspasó la pantalla y todavía guarda grandes adjetivos para ella.

“Cuando paso por algún sitio, lo primero que me preguntan es por Maniña y a ella le ocurre lo mismo. Una vez nos encontramos en un sitio público sin esperarlo ninguno de los dos y fue una gran sorpresa, la gente que estaba ahí se nos acercó y fue un momento muy hermoso”.

“También pasa que en las redes sociales hay muchos comentarios y muchas veces o respondo, no porque no puedo sino porque no domino estos medios, y ella responde por los dos. También mi hija, Arlette Torres, me ayuda mucho con estos medios de ahora”, detalló.

Usuario del streaming

En los últimos meses, sobre todo por la pandemia, ha pasado su tiempo disfrutando de series y películas disponibles en servicios streaming como Netflix y Amazon Prime Video.

Publicidad

“Vi ‘The Crown’ y es maravillosa. También vi ‘Roma’, la última película del mexicano Alfonso Cuarón”, reveló.

Finalizó describiendo al personaje de Yalitza Aparicio. “Es bellísimo y aunque no es igual, sí tiene algunas cosas de Tacupay: sus sentimiento, su timidez, el rechazo, la manera de ser muy callada y escucha más de lo que habla”.

 

ENLACES PATROCINADOS

Publicidad
Publicidad