Publicidad

Jennifer Lawrence no quiere a la prensa revoloteando sobre la vida de su bebé

Jennifer Lawrence
Foto: IG @vanityfair
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

La actriz estadounidense Jennifer Lawrence está próxima a expandir su familia y habló de sus instintos protectores con Vanity Fair, de cara al nacimiento de su primogénito.

Publicidad

La estrella de 31 años de edad se convirtió en la portada de diciembre de la revista y, además de algunas fotos, también concedió una entrevista.

«Si estuviera en una cena y alguien me dijera: ‘Dios mío, estás esperando un bebé’, no diría: ‘Dios, no puedo hablar de eso. Aléjate de mí, ¡psicópata! Pero cada instinto de mi cuerpo quiere proteger su privacidad por el resto de su vida, tanto como pueda», comentó la ganadora del Óscar.

Fue en el mes de septiembre cuando un portavoz de la protagonista de «The Hunger Games» confirmó a los medios de comunicación que Lawrence está a la espera de su primer hijo con su esposo, Cooke Maroney.

«No quiero que nadie se sienta bienvenido a su existencia y creo que eso comienza con no incluirlo en esta parte de mi trabajo», soltó Jennifer, refiriéndose a los encuentros con la prensa.

Un largo break

Por otra parte, también habló de su alejamiento de la opinión pública, decisión que tomó en 2017 tras siete años de trabajar sin parar. De acuerdo con la revista Elle, la estrella aseguró que serían dos años de descanso, pero terminaron siendo cuatro.

«No tenía una vida. Pensé que debería ir y conseguir una», observó. «La atención en mí era tan alta y extrema que, de una manera extraña, el set se había convertido en un gran escape. Todo el mundo te trata con normalidad», agregó.

Igualmente, habló de que tuvo que cuestionarse sobre si la actuación seguía siendo una pasión o si se había convertido en una rutina. «Finalmente tuve que preguntarme: ‘¿Estoy diciendo que sí porque quiero ir a trabajar al día siguiente? ¿O estoy haciendo esto porque quiero hacer esta película?'».

Publicidad

Por otra parte, la intérprete también recordó las consecuencias del tremendo éxito de la adaptación cinematográfica de los libros de Suzanne Collins. «Desde ‘The Hunger Games‘, tuve un guardia de seguridad o algún tipo de comodidad de este tipo, en caso de que entrara a algún restaurante y la gente empezara con el: ‘¡Oh Dios!’, básicamente por mi ansiedad».

La también protagonista de «Silver Lightning Playbook» compartió que tiene seguridad las 24 horas del día y que, incluso, tiene un arma.

 

ENLACES PATROCINADOS

Publicidad
Publicidad