Publicidad

Herederos de Michael Jackson se anotan una victoria en caso de vieja data

Foto: AFP
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Tras una batalla que se ha visto prolongada por años, los herederos del legendario Michael Jackson ganaron un juicio que los libra del pago de elevados impuestos sobre los bienes e imagen del fallecido cantante.

Publicidad

El fallo de una corte fiscal federal concluyó que el Servicio de Impuestos Internos (IRS por sus siglas en inglés) infló el valor de los impuestos, lo que provocó una costosa factura de impuestos para sus beneficiarios.

El IRS había estimado el valor de tres aspectos en disputa de la fortuna de Jackson en 482 millones de dólares cuando este murió en 2009. En su decisión emitida el lunes, el juez Mark Holmes bajó esa cifra a 111 millones de dólares, mucho más cerca los propios cálculos de los herederos, según reseñó el portal Primera Hora.

El magistrado indicó que a pesar que el artista fue absuelto de todos los cargos en 2005 por presunto abuso de menores, las acusaciones lo siguen persiguiendo y que, mientras Jackson seguía agotando fechas para una gira mundial planeada cuando murió, no logró encontrar un patrocinador o socio de mercancías, según Latinus.

La lucha fiscal llevó a una factura de 700 millones de dólares después de una auditoría a los impuestos de 2013 sobre el patrimonio, cuyos herederos son la madre de Jackson y sus tres hijos, de los que unos 200 millones eran de penalización por pagos insuficientes.

El fallo, resuelve una de las pocas disputas que quedaban sobre la herencia de Jackson casi 12 años después de su inesperada muerte el 25 de junio de 2009, por una dosis letal del anestésico propofol.

Publicidad

Por siempre el Rey del Pop

El Rey del Pop sufrió una parada cardiorrespiratoria pero, según el informe forense, murió de una intoxicación aguda de propofol y las pruebas toxicológicas también revelaron la presencia de otros fármacos en su organismo, como lorazepam, diazepam (Valium) o midazolam, reseñaron los medios en su momento.

Su médico, Conrad Murray, llevaba seis semanas tratándole por insomnio y afirmó que cuando lo encontró no respiraba, tenía el pulso débil e hizo todo lo posible para salvarle. Sin embargo, en 2011 fue declarado culpable de homicidio involuntario y pasó dos años en prisión.

 

ENLACES PATROCINADOS

Publicidad
Publicidad