Publicidad

“Full Metal Alchemist” arriba a dos décadas de enseñanzas y sacrificios

Full Metal Alchemist
Foto: Twitter @shonen_gangan
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

“El hombre no puede crear nada sin dar primero algo a cambio, para crear algo de igual valor debe perderse. Esa es la primera ley de la alquimia, el intercambio equivalente. En aquel entonces creímos que esa era la única verdad del universo”, bajo esta reflexión cientos de fanáticos se engancharon a la odisea que emprendieron los hermanos Elric a través de la popular serie “Full Metal Alchemist”, cuyo manga arriba hoy al vigésimo aniversario de su primera publicación.

Publicidad

El manga estuvo bajo la autoría de Hiromu Arakawa, quien tras sentirse fascinada por la leyenda que envolvía a la piedra filosofal se puso manos a la obra para tener a la alquimia como el eje principal de esta historia llena de risas, lágrimas y, sobre todo, aprendizajes.

“Una lección sin dolor no tiene sentido. Eso es porque no se puede ganar algo sin sacrificar algo a cambio. Sin embargo, una vez que hayas soportado el dolor y lo hayas superado ganarás un corazón que es más fuerte que todo lo demás. Así es, un corazón de acero”, medita Edward Elric, uno de los protagonistas, durante el epílogo de la serie.

Curiosidades del formato

Si en algo se ha caracterizado “Full Metal Alchemist” es en la versatilidad de culturas que refleja su argumento, lo cual se evidencia en personajes caucásicos, afrodescendientes y asiáticos, de hecho, uno de los conflictos principales de la obra radica en la Guerra Civil en Ishval, cuyos habitantes tienen la piel morena y ojos rojizos, a la vez que rechazan la alquimia a causa de sus costumbres religiosas.

Por otra parte, la autora destacó que creó el principio del “Intercambio Equivalente” a través de una experiencia . Sus padres tenían una granja en Hokkaidō y siempre tenían que dar todo su esfuerzo para llevar el pan a la mesa.

Asimismo agregó problemáticas sociales basándose en hechos real, partiendo principalmente de la Segunda Guerra Mundial al implementar la figura de un Führer. Igualmente tanteó la realidad de los refugiados y el boom de la Revolución Industrial Europea.

Las adaptaciones

El manga de “Full Metal Alchemist” contabiliza 27 volúmenes, estructurados en 108 episodios; mientras que el anime del 2003 contó con 51 capítulos. Más adelante se produjo la película “El conquistador de Shamballa”, basada principalmente en el conflicto Nazi.

En 2009 se lanzó una versión mucho más fiel al manga y se título “Full Metal Alchemist Brotherhood”, que tiene en su haber 64 episodios y actualmente está disponible en el catálogo de Netflix.

Posteriormente, la serie contó con un live-action en el 2017, que estuvo bajo la producción de Warner Brothers Pictures Japan, solo que no tuvo buena receptividad por parte de los fanáticos.

A pesar de sus ramificaciones la historia arranca con dos hermanos que se negaron a aceptar su orfandad, por ende, acuden a la alquimia en un intento por revivir a su querida madre, sin prever los atroces resultados que arrojaría una transmutación humana.

Ante este tabú Edward y Alphonse Elric son castigados por la máxima ley de la alquimia, “El intercambio Equivalente”. Es así como el hermano mayor pierde su pierna izquierda y el menor su cuerpo. En un intento por recuperarlo, Edward cede su brazo derecho para implantar su alma en una armadura.

Es aquí cuando emprende un viaje para encontrar la afamada piedra filosofal, desconociendo también que la supuesta cura será peor que la enfermedad.

La piedra y diferencia entre formatos

El mayor referente que se tiene sobre la piedra filosofal” parte de la primera película y libro de “Harry Potter”, que augura poder, belleza y larga vida sobre su portador. En “Full Metal Alchemist” también parte de esta primicia, solo que también sirve como un catalizador para obviar las normativas de la alquimia.

Publicidad

Al principio de la obra los Elric buscaban esta misteriosa gema con el fin de recuperar sus extremidades y cuerpos, por ello, se alistaron al ejército para amplificar sus oportunidades de búsqueda. Más adelante descartan la alternativa al descubrir que el principal ingrediente de la Piedra Filosofal son vidas humanas.

A pesar de que el anime del 2003 y la versión del 2009 tiene algunas diferencias entre sí, sobre todo en lo concerniente a la figura antagónica y sus motivaciones, ambos clímax cosecharon buenos resultados. El del 2003 tiene un desenlace mucho más realista, mientras que la del 2009 ambos hermanos lograron conquistar sus objetivos y además ofrecernos uno de las confesiones más románticos de la historia del entretenimiento japonés, “Te daré la mitad de mi vida si tú a cambio me das la mitad de la tuya”.

 

ENLACES PATROCINADOS

Publicidad
Publicidad