Publicidad

«Fuimos canciones»: una comedia romántica en tono de autoayuda

Fuimos canciones
Foto: Cortesía Netflix
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Netflix estrenó recientemente la película «Fuimos canciones». Protagonizada por María Valverde, Álex González, Susana Abaitua y Elisabet Casanovas, presenta la historia de un grupo de amigas que lleva la vida y las relaciones amorosas según su forma de ser. En su narrativa la película rompe la cuarta pared, a ratos, para que el personaje de Valverde (Maca) le hable directamente al espectador. La intención: acercarlo al drama de su vida hasta hacerle cómplice de su historia.

Publicidad

Con una protagonista en constante conflicto emocional, el filme nos pasea por un puñado de anécdotas vividas por esta chica que deberá desprenderse de la inmadurez a partir de situaciones límite. Está próxima a cumplir 30 años. Y si bien toda la película su protagonista se la pasa arrebatada frente a lo que quiere, sueña y no tiene, acaba luciendo recurrente y por tal aburrida.

Al final de la historia, y tras varios golpes emocionales, esta caprichosa chica descubrirá que el camino a la felicidad no radica más que en crecer, avanzar, desprenderse, disfrutar y siempre ponerse por encima de todo y de todos. «Porque para querer a otros hay que comenzar queriéndose a uno mismo», repite como máxima.

Quizás es demasiado larga

La película pretende amarrar al espectador por el drama sentimental, que convive, choca y se diluye con el desarrollo profesional de Maca. Siendo este revés el que hace que uno se entretenga sin calarse el chorizo de la fractura amorosa que la tiene trastocada. Un ex que no supero y ha vuelto para hacerle la vida más complicada.

Superficial a ratos, el drama que se genera en torno a la pareja central se aligera con lo que les pasa a las dos amigas de la protagonista. Es a partir de allí que el filme busca soltar y tensar la cuerda de las emociones, sin que uno como espectador acabe echando una lagrimita o soltando la gran carcajada.

Publicidad

Como si se leyera un libro de autoayuda, «Fuimos canciones» deja que uno se ubique frente a alguna de estas situaciones, vistas desde la feminidad de su clan protagónico. Por eso quizás sea un filme de amores fracturados que no necesariamente para todos acabaran componiéndose. Y que en el caso del espectador tampoco acabará cuajando. A un hombre le costará mucho más.

Claro que si le gustan las películas españolas y Madrid es una de sus ciudades favoritas de la península ibérica, le encantará perderse en los exteriores que dan cuenta de la efervescencia y encanto de esta joya de Europa. Por allí uno sí que se entretiene, lo mismo que con la banda sonora.

 

ENLACES PATROCINADOS

Publicidad
Publicidad