Publicidad

Falleció Jane Powell, actriz de «Siete novias para siete hermanos»

Foto: AP
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

La veterana actriz de Hollywood Suzanne Lorraine Burce, conocida como Jane Powell, recordada por películas como «Siete novias para siete hermanos», «Los problemas crecen» o «Boda real», falleció este jueves 16 de septiembre, a los 92 años por causas naturales. Así lo reseñó a Deadline su amiga y portavoz de la familia, Susan Granger, e informó la revista People En Español.

Publicidad

«Jane era la mejor de las amigas. Era dulce, honesta. Nunca preguntabas nada a Jane si no querías escuchar la verdad absoluta», compartió su amiga Granger en declaraciones para Associated Press.

Trayectoria

Jane, además de cantante y bailarina, actuó desde los cinco años como prodigio del canto en la radio de Portland, Oregón, fue reconocida por protagonizar varios musicales de éxito para Metro-Goldwyn-Mayer Studios (MGM) y por su magnífica voz, que sorprendía a los espectadores debido a su pequeña estatura y su tendencia a ser elegida para papeles más tiernos.

Pese a su talento, fue explotada por su madre, obligándola a dedicarse a la radio, una carrera que ella nunca quiso. Hollywood dejó de contar con ella cuando dejó de parecerse a los personajes que la consagraron, como la Polly de «Así son ellas» (1948), un musical de Richard Thorpe en el que se codeó con Elizabeth Taylor, Xavier Cugat o Carmen Miranda cuando apenas tenía 17 años; o la Polly de «Adorable coqueta», del mismo año y de nuevo con Xavier Cugat.

Al cumplir 30 años, la carrera de esta artista empezó a desvanecerse. Apareció en películas interesantes, en las que rompía con su imagen dulce, como el noir «The Female Animal» (Harry Keller, 1958), donde era la alcohólica hija de una actriz decadente encarnada por Hedy Lamarr, con la que competía por los favores de un extra encarnado por George Nader.

Princesa caníbal

La actriz también figuró en la cinta de aventuras basada en una novela de Melville «La isla encantada» (Allan Dwan, 1958) donde encarnaba, nunca mejor dicho, a una «princesa caníbal», que enamoraba a Dana Andrews.

Publicidad

Luego solo hizo televisión, casi siempre como estrella invitada en series como «Vacaciones en el mar», «Se ha escrito un crimen», o «Ley y orden», que en 2002 marcó su última aparición en la (pequeña) pantalla. Siguió actuando sobre las tablas en espectáculos de la talla de «Sonrisas y lágrimas» y «My Fair Lady».

A los 81 años se subió de nuevo al escenario para repasar los hits de su carrera, como aquel que popularizó junto a Fred Astaire en «Bodas reales», entre otras producciones.

 

ENLACES PATROCINADOS

Publicidad
Publicidad