Publicidad

Emmanuel habló de las lesiones que lo sacaron del mundo de los toros

Foto: AFP

El cantante mexicano Emmanuel recordó los accidentes que sufrió mientras toreaba y que lo sacaron definitivamente de esa actividad. El artista compartió sus anécdotas en el podcast de Roberto Martínez.

Publicidad

Como se recodará, antes de dedicarse al canto, Emmanuel anhelaba ser un torero, como su padre, pero una temprana lesión en su juventud lo apartó de ese camino.

«Sufrí dos (cornadas), solo que una fue desastrosa porque me rompió las dos rodillas, meniscos, ligamentos, rótula. Me aventé tres años en hospitales. La última operación fue de 45 días en un hospital y el doctor vino con la maravillosa noticia: no puedes volver a torear en tu vida”, contó Emmanuel, destacó Milenio.

Jesús Emmanuel Arturo Acha Martínez, su nombre completo, es hijo del torero argentino Raúl «Rovira» Acha y la cantaora de flamenco Conchita Martínez. “Mi padre se hizo torero y en mi casa se hablaba de toros, pero también se hablaba de música porque mi madre era cantante. En mi casa vivíamos con cantantes y con toreros”, agregó.

Una de las primeras pasiones que descubrió el intérprete de «Sentirme vivo» fue su gusto por las corridas. La música también estuvo presente en sus venas, por lo que no dudó en sacarle provecho a este talento.

“Sentía la música como muy sencilla, una manera natural, no me esforzaba mucho. Pero el mundo de los toros me arrastró porque hay una gran dificultad para ser torero, mucho miedo, un gran peligro”, admitió.

Publicidad

Enfocado en el oficio de torear, Emmanuel se mudó a la Ciudad de México con el propósito de cumplir su sueño. “Me fui a vivir al centro de la Ciudad de México y demostré que sí quería ser torero. Estuve dos años toreando en España, donde la profesión es muy dura, muy profesional; hay una gran competencia, le aprendes o te vas. Chavos que viven por, para y de los toros, no saben hacer otra cosa, no quieren aprender otra cosa y eso los lleva a ser grandes figuras del toreo”, enfatizó durante la entrevista.

“El escuchar a estos grandes toreros que hablaban de unas gestas increíbles, dignas de héroes, decía: a este hombre le perforaron la pierna, se quitó el corbatín, se hizo un torniquete y siguió toreando. De niño estás escuchando esto y dices son superhombres”, finalizó.

Deja un comentario

Publicidad
Publicidad