Publicidad

El swing de Ángela Ruiz

Ángela Ruiz
Foto: IG @angelaruizofficial
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

En 2010, el Miss Venezuela se mudó a Maracaibo. Por primera vez, el llamado “magno evento de la belleza nacional” salió de Caracas. Una iniciativa muy exitosa, apoyada por el gobierno nacional de entonces, que la crisis impidió que se replicara. Muchos eran los nombres que se barajaban para los tres primeros lugares. El de Ángela Ruiz era uno. Quizás el más fuerte, incluso, para llevarse la corona.

Publicidad

La monaguense era una de las pupilas de Osmel. Su porte y estampa, además de su elegancia sobre la pasarela, rápidamente la comenzaron a poner en los primeros lugares de las quinielas; con incipientes redes sociales para la época.

Ivian Sarcos, Jessica Barboza eran las otras participantes que sonaban fuerte para ganar uno de los tres primeros lugares. Hasta el día de la gala de la belleza. Esa noche en el estudio 1 de Venevisión las cosas cambiaron cuando una imponente rubia, cuyo nombre se mencionaba tímidamente, salió por primera vez a escena. Era la representante de Miranda, Vanessa Goncalves.

Faltaban menos de dos semanas para el certamen y el apellido Goncalves cobraba cada vez más fuerza. El 28 de octubre de 2010 (el mismo día del concurso que se celebró este año) el Palacio de Eventos de Maracaibo retumbó. Primero, Ángela Ruiz fue nombrada primera finalista. No solo no ganó, sino que quedó fuera de los cuatro títulos que se entregaron (incluido entonces del de Miss Tierra). El nombre de Jessica Barboza comenzó a cobrar fuerza, porque aun cuando no representaba al Zulia sí es maracucha. Se conformó con ir al Miss International.

Publicidad

Entonces las apuestas apuntaron a Ivian Sarcos. Pero el nombre que se escuchó como Miss Venezuela fue el de Vanessa Goncalves. No tardó en oírse el “fraude” y la protesta por el triunfo. Pero nada que hacer.

Ya con los ánimos más calmados, en el baile de coronación, así como lo cuento, Ángela Ruiz, la gran favorita, dio una muestra de madurez y de personalidad. Bailó toda la noche, no importaba el género. Tomo para sí la pista de baile y se disfrutó su no triunfo… de esa noche. No ganó la corona, pero a raíz de su participación se convirtió en Top Model y actriz. Algo que la mayoría de la noche tan linda de 2010 no puede contar. 

 

ENLACES PATROCINADOS

Publicidad
Publicidad