Publicidad

El Son entero

Foto: Cortesía Cubasí
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Conservamos a buen resguardo la voz del poeta nacional de Cuba, Nicolás Guillén cuando dice: “Todo se lo debo a Matamoros”. Lo decía porque a través del Trío había descubierto la inmensa riqueza musical y de pueblo del Son.

Publicidad

No es casual que a partir de 1930 las obras de Guillén en su mayoría tengan la palabra Son incorporada hasta en el título. “Motivos de Son” en 1930, “Sóngoro Cosongo” en 1931, “Cantos para soldados y sones para turistas” en 1937, “El son entero” en 1947. Cuando Matamoros graba en 1926 “Olvido” y “El que siembra su maíz” le estaba dando, sin saberlo, a Guillén tierra fértil.

El Son fue la propia revolución.  Guillén vio claramente que el Son encarnaba al pueblo, su pueblo. Lo encarnaba a él. Y siguió sus pasos.

Este sábado nos afiliamos al júbilo de los todos cubanos cuando celebran por primera vez oficialmente el Día Nacional del Son en homenaje a Miguel Matamoros y a Miguelito Cuní, inmensos soneros, nacidos ambos un 8 de mayo. Matamoros en Santiago de Cuba en 1894 y Miguel Cuní en Pinar del Río en 1917.

Ese júbilo lo comparten el Caribe y todo el continente. Este sábado en la tierra santiaguera se estrenará la monumental obra del septeto Ecos del Tivolí, un álbum con 30 temas compuestos por Matamoros y en el que participan Gilberto Santa Rosa, Danny Rivera, Andy Montañéz y Mayito Rivera (ex Van Van) entre otros.

Publicidad

Si Pan con Queso estuviera por acá ya habría volado a Cuba a festejar con sus colegas soneros. Pero tenemos a su heredero, tenemos al Sonero Clásico del Caribe, a la Séptima Bohemia, Los Tantan, al Madera original, y a muchos grupos venezolanos que cultivan el Son montuno, el del abierto futuro, el Son entero.

@lildelvalle

 

ENLACES PATROCINADOS

Publicidad
Publicidad