Publicidad

El sol que casi ciega a Shakira

shakira
Foto: AFP
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

El último concierto que dio Shakira en Caracas fue en el estadio de la Universidad Simón Bolívar. El tour Sale el sol tenía girando y en todos los países había sido un llenazo. Y aquí no tenía por qué ser menos.

Publicidad

Desde muy temprano los fanáticos de la barranquillera se dieron cita en las inmediaciones del lugar para disfrutar del show. Algunos durmieron en los alrededores, tomando en cuenta que cuando abrieran las puertas estarían de primeros. Ahí, cerquita donde las gotas de sudor de la cantante caerían mientras hacía su performance.

Era domingo así que la hora que se dio para el inicio del show fue temprana. A las 4:00 pm comenzaría el artista nacional y a las 6, la estrella colombiana. Por eso, era necesario para algunos madrugar a los otros. El club de fans preparó todo un operativo para que sus miembros no solo no se perdieran detalle de la fiesta, sino porque les habían prometido que un grupo podía pasar al backstage y tomarse fotos con Shakira.

Llegaron las 4:00 de la tarde y nada. Las 5, tampoco. A las 6 finalmente comenzó la cosa. Los fanáticos pensaron que se cumpliría el pronóstico, que a las 7:00 saliera Shakira y a las 10 ya estarían en casa. Sobre todo tomando en cuenta el día y lo difícil de salir de la zona si no se tiene vehículo. No hubo anuncio de esperar, de pedir paciencia o algo parecido. Simplemente, una música que se repetía una y otra vez, mientras el público estoico aguantaba.

Publicidad

Pues nada de eso pasó. Shakira llegó directo del aeropuerto a la tarima pasadas las 9 pm. Hizo su show, los fanáticos deliraron con ella. Movió las caderas y al son de las suyas que no mienten se fue. No hubo backstage. Ni fotografías ni nada de lo prometido. Los miembros del club de fans perdieron la paciencia y comenzaron a gritar improperios.

Largas filas se veían en la madrugada de gente caminando hacia un destino más seguro, por el hombrillo de la Autopista. Muchos de ellos destrozados por no cumplir su sueño de verla más de cerca. Por eso, al día siguiente, quienes casi ven la salida del sol como vieron la puesta, fueron y presentaron una denuncia contra la empresa productora. Algo inédito pero que, tal vez por lo mismo, no prosperó. Total, el público venezolano siempre ha aguantado mucho en los conciertos con tal de ver a sus artistas en vivo. Y Shakira, al igual que el éxito de ese tour, no iba a ser la excepción.

 

ENLACES PATROCINADOS

Publicidad
Publicidad