Publicidad

El peso de la corona de Yoseph Alicia

Foto: Cortesía Miss Universo
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

En tiempos de Miss Universo, ya con una reina nueva recién electa anoche (Andrea Meza, Miss México), así como lo cuento, esta historia trata de una de las venezolanas. Yoseph Alicia Machado era una jovencita súper dulce, espontánea y así la vi justo el día antes de partir al Miss Universo. Llegó sola, sin nadie de la organización Miss Venezuela, a una entrevista que tenía con mi colega Solmar Torres y yo en la extinta Ávila 91.9 FM donde hacíamos un programa.

Publicidad

Por cuestiones de trabajo, yo había sido jurado en el Miss Venezuela de 1995 donde Alicia fue electa. Increíble esa jovencita como a su corta edad podía manejar el ángel que sin duda tenía. El mismo que la convirtió en un torbellino en Las Vegas en 1996 y le hizo ganar la corona de Miss Universo.

Publicidad

Ella volvió a Venezuela con su corona un tiempo después de haber ganado. Le tocó ser la última reina de una era del concurso y la primera de la más polémica que ha tenido el certamen. Cuando entró al salón Diego Cisneros en Venevisión una tarde de 1996 era otra persona. Traía consigo la polémica por haber ganado peso. Más toda la fama, exposición y notoriedad que tenía por su título.

La cantidad de periodistas y fotógrafos reunidos para recibirla era grande. No habían redes sociales, pero sí el suficiente interés por ella. Ofreció una sonrisa y todo iba bien hasta el tema del momento (la polémica por su obvia subida de peso) se hizo presente. Alicia escuchó atenta unja pregunta y, como si Linda Blair le hablara con un apuntador, se volteó hacia una periodista y señalándola le dijo: “Tenías que ser tú. Tú armaste todo esto de que estoy gorda”… Así como lo cuento, y por ahí se fue. El resto es historia más que conocida.

 

ENLACES PATROCINADOS

Publicidad
Publicidad