Publicidad

“El Jorobado de Notre Dame” se estrenó por todo lo alto en Venezuela

Fotos: Cortesía Walt Disney Pictures
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Hace ya 25 años que una de las apuestas más arriesgadas de Disney, “El Jorobado de Notre Dame”, hizo su debut en las salas de cine del mundo y Venezuela no fue la excepción. La película, que contó con las voces de famosos como Tom Hulce, Demi Moore o Kevin Kline (en su versión original), representó para el gigante de la animación una vuelta de tuerca en el discurso, el diseño de producción y las historias que venía desarrollando.

Publicidad

Fue su clásico animado número 34 y el preestreno se realizó en la sala Ríos Reyna del Teatro Teresa Carreño. La Orquesta Sinfónica de Venezuela dio inicio al show interpretando varias de las partituras originales de la banda sonora, que cobraron majestuosidad en aquel recinto mágico, acompañadas por el coro del teatro.

Las entradas se agotaron en dos días, para sus únicas dos funciones: una prevista para la mañana, a las 10:00 am, y otra para la tarde, a las 4:00 pm.

La inspiración

Se trataba de la séptima adaptación cinematográfica inspirada en la novela de Víctor Hugo. El escritor tenía 27 años cuando desarrolló la idea tras subirse a lo alto del campanario de Notredame, en París. La titularía: “Nuestra señora de París” y publicaría en 1831 con 11 libros que daban cuenta de las desdichas de Esmeralda, la gitana. La ambientación renacentista, amores imposibles y personajes marginados le garantizarían interés, drama y romanticismo.

Disney haría historia al tratarse de la primera adaptación animada que se hacía del libro (aunque no fuera del todo literal).

En Estados Unidos la premier se realizó en Nueva Orleans, con 65 mil espectadores. Una novedad que tendría por origen el estreno de “Pocahontas”, un año antes, en el Central Park de Nueva York.

Lo que llamó particularmente la atención del estudio, fue que los personajes de la novela original eran arquetípicos, como en un cuento de hadas. Tanto el malo como el bueno eran sólidos y bien definidos, había contrastes interesantes que podían sacar emociones en el público.

Con el estreno llegarían además cientos de productos como parte del impulso promocional que se le daría al largometraje. Desde videojuegos, papelería, libros de colorear y álbumes de barajitas hasta juguetes, artículos de vestir y decoración.

En 2019 Disney anunció que desempolvaría el clásico de “El Jorobado de Notre Dame” para llevarlo a la acción real, como parte de los proyectos que ejecuta con actores de carne y hueso. La pandemia por covid-19 retrasó la intención, de la que no se ha vuelto a hablar.

La producción

Para desarrollar la historia los realizadores trabajaron durante dos años y medio en el filme. Todos los contrastes de la historia original resultaron atractivos y cuando empezaron el proyecto todos los dibujantes sabían que el dilema de Quasimodo no sería sencillo de desarrollar. Fueron 100 personas las que participaron en la producción manual y computarizada.

Para lograrlo con éxito, los realizadores grabaron el guion frente a un micrófono antes de que los actores se reunieran en el estudio. De hecho, los dibujantes y animadores trabajaron en los personajes antes de darles voz oficial.

Frollo (el villano del cuento) era la imagen de la amenaza controlada, un volcán a punto de estallar. Esto impulsó a los realizadores.

Para Febo (el capitán militar que conquista a Esmeralda) estaba claro que debía lucir atractivo, pero al mismo tiempo noble y con carácter.

Del grupo protagónico, Esmeralda se diseñó pensando en una voz potente. A nivel visual debía ser hermosa, pero al mismo tiempo dulce, que enamorara a personajes y público. Debía ser enérgica y para darle voz no demoraron en encontrar a Demi Moore. Ella era el ánimo, la voz atractiva, áspera y sensual, que necesitaban.

En el caso de Quasimodo debía transmitir sencillez, se temeroso, alguien vulnerable pero inteligente. Pensaron en una voz suave que saliera de un gran cuerpo. El diseño también debía ser atractivo pero grotesco, un gigantón que se viera amable y entrañable.

Tras la perfección

La catedral debía ser protagonista y por ello se centró el estudio en París, para dirigir el proyecto desde allí. Fue el primer largometraje animado en hacerse en Francia. Feature Animation compró el estudio en 1994 e inmediatamente se trasladó el equipo. Para darle matices a la catedral, según la luz del día cambiaba su aspecto y según los personajes su acercamiento a ellos. Cuya voz era el arzobispo de ella.

Durante la creación se hicieron varias escenas y fondos. Adicionalmente, se trabajó con directores de secuencia para dotarla de realidad. Se conectó la historia con un cuenta cuentos (Clopan) que acercaba al espectador con la película.

Uno de los hechos emulados de la novela original era que Quasimodo se relacionara con las figuras de piedra de la catedral como si tuviesen vida. El estudio lo aprovechó para inyectar diversión y fantasía al clásico (Hugo, Víctor y Laverne).

Se creó un modelo tridimensional con personajes bidimensionales. Se lograron 10 mil extras en movimiento. Se ahorraron 12 años al echar mano de las computadoras. Crearon un programa concebido como un sistema de posproducción informatizada para animaciones, que recibió un Óscar por méritos técnicos. Permitía a los dibujantes juntar dibujos, fondos, animación informática, trucos y efectos especiales hechos a mano y combinarlos de diversas maneras para crear multitud.

La mayoría de los fondos se hicieron a mano con pinceles, pintura y papel, los cuales eran filmados y pasados a la computadora. Hasta entonces la técnica más avanzada para mover la cámara entre los objetos a gran velocidad.

La música

Alan Meken y Stephen Schwartz volvieron a juntarse para crear la música. 17 tracks incluía la banda sonora, entre ellos partituras y temas originales.

Publicidad

Para darle grandeza se trabajó con el coro de la Ópera Nacional Inglesa de Convent Garden, sumando cientos de voces, al trabajo grabado en vivo por la orquesta en el estudio.

La música era un elemento central y como tal incluyó canciones inspiradas que contaban historias. En la banda sonora en español se convocó a Luis Miguel para que interpretara el tema principal titulado “Sueña”.

 

ENLACES PATROCINADOS

Publicidad
Publicidad