Publicidad

El día que Sofía Vergara estuvo en RCTV

Sofía Vergara
Foto: EFE
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Sofía Vergara es una de las actrices latinas más importantes en Hollywood. Casada con un sex symbol como Joe Manganiello, la colombiana deslumbró al mercado de la ciudad del entretenimiento desde su llegada. 

Publicidad

Cuando se daba apenas a conocer, y no era la diva que es hoy, se codeaba con los mortales. Radio Caracas Televisión, que siempre estuvo a la vanguardia, no escatimaba en traer a nombres importantes para sus programas.

Fue así como, para impulsar la salida al aire de su nueva apuesta, Aprieta y Gana, se trajo a la actriz colombiana. En el teatro La Campiña, donde Camila Canabal y Winston Vallenilla animaban el espacio, creían que se armaría un revolú porque llegaría la luminaria.

Cero contacto con los fanáticos, bueno eran muy pocos los artistas que realmente interactuaban con el público; menos con los medios; guardaespaldas porsia… En fin, una serie de medidas de seguridad para evitar q una celebridad se sintiera incómoda y, menos aún, amenazada.

Y así fue. Todo el mundo se portó bien. Obviamente siempre había algún fan que trataba de pasarse de listo, pero las reglas eran más que claras. Aquel que pretendiera hacerse el gracioso quedaría fuera del programa en cualquier momento. Incluso, si ya el programa estuviera al aire.

Publicidad

Obviamente, Sofía Vergara fue presentada con bombos y platillos. Aunque no era extraño que una celebridad como ella visitara Venezuela (eran los tiempos cuando venían muchos artistas importantes a Venezuela), lo que sí no era muy común era verla en un programa de televisión. Pero Aprieta y Gana tuvo la virtud, durante todo su tiempo al aire, de haber sido un programa exitoso. Aunque la competencia se adjudicaba que eran los primeros en crear competencias de mujeres contra hombres, y viceversa, la popularidad del mismo no se hizo esperar.

Sofía entró con la pompa que suponía que una estrella, naciente para ese momento insisto, de Hollywood llegara. Así como lo cuento. Los aplausos no fueron furibundos ni mucho menos. Nadie trató de abalanzarse, ni de robarle un saludo. Claro, «Modern Family» aún no había comenzado.

 

ENLACES PATROCINADOS

Publicidad
Publicidad