Publicidad

El control sobre Britney se basa en una curaduría y te contamos qué es

Foto: AFP
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Cuando la cantante Britney Spears, quien cumplirá en diciembre 40 años de edad, hable con un juez de Los Ángeles por petición suya -este miércoles 23 de junio-, lo hará a 13 años de una tutela impuesta por la corte que ha ejercido un vasto control sobre su vida y su dinero. Una curaduría, lo llaman. ¿Pero qué es exactamente?

Publicidad

A continuación te contamos cómo operan las curadurías, qué es inusual en la suya y por qué el grito de #FreeBritney (#LiberenABritney) cobra fuerza.

Cuando se considera que una persona tiene una capacidad mental severamente disminuida, un tribunal puede intervenir y otorgarle a alguien el poder de tomar por ellos decisiones financieras e importantes en sus vidas, destacó EFE.

La ley de California dice que una curaduría o tutela se justifica para una “persona que no puede satisfacer adecuadamente sus necesidades personales de salud física, comida, ropa o refugio”, o para alguien “sustancialmente incapaz de administrar sus propios recursos financieros o resistir el fraude o la influencia indebida”.

El curador, como se llama a la persona designada al cargo, puede ser un miembro de la familia, un amigo cercano o un profesional designado por el tribunal.

El caso de Britney

Con una fortuna de más de 50 millones de dólares, la corte mantiene en resguardado el funcionamiento interno de la tutela de Spears.

Algunos aspectos se han revelado en documentos. La curaduría tiene el poder de restringir sus visitas. Organiza y supervisa el encuentro con sus hijos, de 14 y 15 años; el padre de los adolescentes, Kevin Federline, tiene la custodia total. La curaduría tiene el poder de emitir órdenes de restricción en nombre de Spears, y se ha utilizado más de una vez para mantener alejados a intrusos considerados sospechosos. Tiene el poder de tomar sus decisiones médicas y de negocios.

Legalmente, Britney Spears puede casarse, pero la curaduría debe aprobar esto, al igual que otras decisiones importantes.

Como todas las tutelas de California, está sujeta a informes anuales y revisiones de un investigador de la corte.

Control sobre Spears

Su padre James “Jamie” Parnell Spears ha estado a cargo a lo largo de los años, y la imagen estereotipada de un papá que se aprovecha de la fortuna de su hija famosa alimenta la animosidad contra él y la curaduría, aunque cada uno de sus movimientos es examinado por el tribunal.

De 2008 a 2019, tuvo poder sobre las decisiones de vida de su hija, y él y el abogado Andrew Wallet controlaron su dinero. Actualmente, solo tiene el control financiero y debe compartir ese rol con Bessemer Trust, una firma de administración de patrimonio. Jodi Montgomery, una profesional designada por el tribunal, es ahora la curadora de sus asuntos personales.

#FreeBritney

Los fanáticos de las publicaciones de Britney Spears en sus redes sociales y declaraciones públicas, que tratan de descifrar cada uno de sus comentarios, pasos de baile o memes, se han unido cada vez más en un movimiento, luego de convencerse de que la cantante es controlada injustamente.

Dos mujeres clave convirtieron en 2017 su pasatiempo de analizar las publicaciones de la intérprete de temas como “Toxic” en Instagram en un podcast, “Britney’s’ Gram”, y eso ayudó a crear el hashtag #FreeBritney.

Publicidad

Hoy incluso una audiencia menor puede atraer a docenas de manifestantes al juzgado con carteles como “La conservación es esclavitud” y “Esto es tóxico”, una referencia a la canción de Spears “Toxic”.

Muchos dicen que se identifican con sus luchas con la salud mental y el sistema. El movimiento, o al menos sus sentimientos, ha atraído a celebridades como Bette Midler, Miley Cyrus, Paris Hilton y Pitbull.

 

ENLACES PATROCINADOS

Publicidad
Publicidad