Publicidad

El cantor de Caracas

Billo
Foto: Instagram @telefericodelavila

Así recordamos los venezolanos, y de manera especial los caraqueños, al maestro Billo Frómeta; ese dominicano de gran talento para la música que un buen día llegó Venezuela, hizo suyo nuestro país y se enamoró de Caracas, a la que le cantó en múltiples de sus producciones: “(…) y es que yo quiero tanto a mi Caracas / que mientras viva no podré olvidar / sus cerros, sus techos rojos, su lindo cielo / las flores de mil colores de Galipán / Y es que yo quiero tanto a mi Caracas / que sólo pido a Dios cuando yo muera / en vez de una oración sobre mi tumba / el último compás de ‘Alma llanera’”.

Publicidad

Precisamente hoy, jueves 5 de mayo, se cumplen 34 años de su muerte; una muerte que no pudo acallar su canto y permanece inmortal en nuestros corazones a través de su discografía.

Luis María Frómeta Pereira, nace en Santo Domingo, República Dominicana, el 15 de noviembre de 1915, y a temprana edad destacó como músico y compositor, sentando las bases para dirigir su propia orquesta. 

Publicidad

Billo llegó a Venezuela el 31 de diciembre de 1937, para tocar en un afamado local bailable de la ciudad de Caracas; donde fue presentado como Billo’s Happy Boys, y en 1940 le cambia el nombre a su orquesta por Billo’s Caracas Boys, y prácticamente desde ese momento se apoderó de nuestra ciudad y extendiendo su fama a todo el país y posteriormente a toda Suramérica.

El maestro Billo y su Billo’s Caracas Boys fue escuela de grandes músicos y cantantes, y quedará por siempre en el corazón de los venezolanos como “El cantor de Caracas”; en tributo y entrega por la Caracas que tanto amó.

Deja un comentario

Publicidad
Publicidad