Publicidad

Calamaro vuelve junto a Julio Iglesias y Raphael

Foto: AFP
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Como un “tequila reposado” se presenta Andrés Calamaro en su reaparición discográfica, “Dios los cría”, en la que se junta con iconos de la música latinoamericana como Julio Iglesias, Raphael, Juanes, Carlos Vives o Alejandro Sanz y reinterpreta sus temas con una cadencia diferente, reseñó EFE.

Publicidad

“Me importa un pito si alguien me dice que esta versión de ‘Flaca’ no le gusta. Es inevitable e igual no la escuchó suficiente”, comentó a la agencia -este jueves 27 de mayo en Madrid- respecto al resultado, no en tono bronco como pudiera parecer por ese pequeño exabrupto, sino en tono suave, con el placer de la pausa en la que se ha gestado también este nuevo álbum.

Calamaro (Buenos Aires, 1961), que se pasó la cuarentena reproduciendo doce veces al día “At Fillmore East” (1971) de The Allman Brothers, “la forma correcta” de escuchar discos, reclama volver a esas escuchas insistentes para “apreciar” la música “de verdad” y abandonar la “urgencia actual por manifestar lo que no te gusta de algo”.

“Dios los cría”

La génesis de “Dios los cría” (Warner Music), que ve la luz este viernes 28 de mayo, se produjo en un clima atípico en 2016, “en medio de una gira también reposada tanto a nivel personal como musical” llamada “Licencia para cantar” en la que prescindió de las guitarras eléctricas y la batería.

“Tenía la curiosidad de cantar rodeado de silencio”, argumenta, un proceso en el que las canciones de este viejo roquero requirieron “reposar un poco el tempo”.

Fue posible materializar esas ideas porque Calamaro venía de hacer un disco solo con piano, “un ensayo” que grabó en un estudio de Buenos Aires y que pensaba vender en persona en el Rastro de Madrid, pero que Warner Music publicó de manera oficial en 2016 como “Romaphonic Sessions junto a Germán Wiedemer”, volumen 3 de sus “Grabaciones encontradas”.

Previene que no es este un trabajo sencillo, tanto por matices armónicos como por su organización, ya que reclutó a numerosos compañeros de profesión, pero “sin maniobras discográficas”, unidos solo “por el respeto, el oficio y la amistad”.

Sorprenden tanto los que aparecen como los que no

En ese sentido, sorprenden tanto los que aparecen como los que no. “Si este disco existe es porque primero pensé en Joaquín Sabina, en Willie Nelson y en Diego El Cigala, pero cada uno por sus motivos no están finalmente”, reconoció el músico.

Figuran en el repertorio artistas como Manolo García y Vicente Amigo (“Para no olvidar”), León Gieco (“Mi Bandera”), Carlos Vives (“Algún lugar encontraré”), Milton Nascimento (“En un hotel de mil estrellas”), Juanes (“Engánchete conmigo”), Mon Laferte (“Tantas veces”) o Lila Downs (“Estadio Azteca”).

“Sí, y no tanto”, respondió al preguntarle si buscó un ejercicio de representatividad musical y generacional latinomericana. “Los cantantes se eligieron a sí mismos”, contó tras explicar que se barajaron muchas combinaciones sobre las 30 canciones grabadas, a menudo con hasta tres cantantes posibles para cada una de ellas.

Alianzas

A veces no hubo dudas, como es el caso de “Jugar con fuego” para Raphael o un tema “un poco roquero y porteño” como “Bohemio” para Julio Iglesias. “A ellos no se les puede dar cualquier texto y yo tengo muchas letras satánicas e inconvenientes en mi repertorio”, bromeó ante dos casos de alianzas inesperadas.

Publicidad

“Es el disco en el que más decente he cantado. Es mi grabación más torera, se me escucha templado y eso que son unos mano a mano muy difíciles de remontar, porque cantar con Raphael, Lila Downs, Milton Nascimento o Julio Iglesias…”, dijo, tras destacar la labor del productor Carlos Narea y del ingeniero Ángel Martos para que su voz “empaste” con estos “cantantes extraordinarios”.

Como sencillo de presentación escogió “Flaca” junto a Alejandro Sanz, del que subraya cómo “acaricia lo que canta” en un arreglo que “no es tan sencillo como parece”.

 

ENLACES PATROCINADOS

Publicidad
Publicidad