Publicidad

El bikini de Mery de los Ríos

Mery de los Ríos
Collage Chevere.life
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Antes de los tiempos de declive económicos, el Miss Venezuela hacía honor a su halo de majestuosidad. De ahí salió el lugar común de “El magno evento de la belleza venezolana”. Y, como tal, se hacían miniconcursos para entregar las premiaciones especiales. Claro está, así como lo cuento, pagados por los patrocinantes de los mismos.

Publicidad

Asimismo, varios confluían en la Presentación a la prensa, la primera aproximación de los medios con las concursantes, quienes en dos desfiles mostraban sus atributos a los críticos, expertos y los muchos oleados que suelen estar en ese tipo de encuentros.

Ellas sonrientes salieron vestidas de negro, con un ceñido traje con abertura en una de sus piernas y sortearon la primera prueba. Gritos, vítores y aplausos reinaron en esos momentos y, obviamente, comenzaron a surgir los primeros nombres de las favoritas. El de Cynthia Lander, quien a la postre luciría la corona en su testa, fue una.

Sin embargo, la sorpresa, literal ocurrió durante el segundo desfile. Era la primera vez que las chicas se mostrarían en vivo en traje de baño. Hasta ese momento, la prensa solo había tenido chance de verlas así en fotografías.

Comenzaron a salir una por una. Una desfilaba y la otra se ponía en la parte de atrás de la pasarela a esperar su turno. Un bikini fue el atuendo escogido por el concurso para ese desfile. Pero no cualquier bikini. Uno cuya parte de abajo tenía como sujetadores dos tiras a los lados.

Publicidad

Encima, un pareo a juego con el traje de baño creaba el misterio de cómo serían las medidas debajo del mismo. Lo cierto es que cuando llaman a Miss Guárico, Mery de los Ríos, todo cambió. Así como lo cuento. Ella solo alcanzó a dar dos pasos y empezó a desatar el pareo. Y no solo lo desató a él… sino también a la panty del traje de baño.

Su parte íntima quedó expuesta. El “ahhh” se escuchó en todo el salón; al unísono con los clicks de las cámaras fotográficas que  no querían perderse el momento. Y no lo hicieron. No habían redes sociales en ese momento, pero sí periódicos impresos que camuflando el momento la publicaron. Mery no ganó la corona. Pero nadie olvida ese incidente. 

 

ENLACES PATROCINADOS

Publicidad
Publicidad