Publicidad

Dua Lipa se apunta otra portada, esta vez para Vanity Fair

Dua Lipa
Foto: Cortesía Vanity Fair
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

La revista Vanity Fair tiene un nuevo rostro en su portada. Se trata de la cantante y compositora británica Dua Lipa, quien posa con frescura, elegancia y seguridad para la tapa de su más reciente edición, cuyo formato físico tendrá vigencia entre los meses de julio y agosto.

Publicidad

“Presentando nuestra estrella de portada de julio / agosto: ¡Dua Lipa!. Antes de que se disparara a la estratosfera del pop, rompiera la barrera de los mil millones de corrientes y entregara una catarsis de club a un mundo atrapado bailando en su dormitorio,@DuaLipa enfrentó lo que podría haber sido su mayor desafío hasta el momento: aprender a creer en su propio poder”, resalta Vanity Fair desde su cuenta en Instagram.

“Esto es tan bueno. La dama Dua”; “Wowowowowowow”; “OMG (Oh My Good)”; “Hermosa”; “¿Por qué eres tan bonita?”; “¡Esa es mi princesa!”; “¡Me encanta esta Dua! Cabello largo”; “Tremenda diosa”, y “Tan increíble”, fueron algunos de los mensajes que los seguidores de la intérprete de Break My Heart” dejaron en su perfil de la red social de la camarita una vez que se dio a conocer la noticia.

Arraigada a sus orígenes

En este sentido la entrevista está disponible en el portal web de la referida revista, que además de su debut, experiencia e incontables éxitos resalta sus ajetreados orígenes. Antes de su nacimiento, sus padres emigraron a la ciudad de Pristina a causa del conflicto bélico que regía a Yugoslavia, pero a medida que la guerra avanzaba las condiciones de vida se hacían más precarias para la localidad.

Posteriormente, la pareja consiguió trasladarse a Inglaterra y en 1995 dar luz a su hija desde la afamada ciudad de Londres.

Durante su infancia Dua Lipa aprendió sobre su ascendencia albanesa mientras desarrollaba su vida normal. “Todo era albanés en casa y el inglés mi vida escolar. Tenía mucha familia en Kosovo, pero debido a la situación no la pude conocer en ese momento”.

Publicidad

Igualmente, detalló que desconocía los conflictos que rodearon a Yugoslavia hasta 1999. “Supongo que mis padres tampoco querían molestarme a tan temprana edad. Después de la guerra mi abuelo paterno falleció y mi papá no pudo despedirse a causa del cierre de las fronteras, pero fue solo una de esas cosas que no me dijeron hasta un poco más tarde”.

Una vez que el fuego cesó y la situación estaba normalizada, la familia retornó al país europeo, donde poco a poco comenzó a conectar con su gente e historia a través de la empatía y solidaridad. Es así como ha utilizado su carrera para alzar su voz por los pueblos oprimidos y condenar también la violación de los derechos humanos.

 

ENLACES PATROCINADOS

Publicidad
Publicidad