Publicidad

Día del Folklore

Foto: Cortesía "Free Cover" del joropo.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

El pasado domingo se celebró el “Día mundial del Folklore”; así establecido en 1960 por la Organización de las Naciones para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) en reconocimiento a aquel 22 de agosto de 1846, cuando el arquéologo británico William G. Thorns combinó por primera vez las palabras en inglés: folk (pueblo) y lore (saber), definiendo Folklore, como “El saber del pueblo”.

Publicidad

Desde entonces el término fue acuñado para denominar la expresión auténtica de un pueblo en relación a sus tradiciones populares. En Venezuela, la palabra “Folklore” fue empleada por primera vez por el historiador, periodista y médico Arístides Rojas (1826-1899), en la revista “El Cojo Ilustrado”; y de manera especial por más de 20 años marca presencia y vigencia en ésta columna cuando hacemos referencia a nuestra cultura musical propia de la tierra llana, pasando por nuestras costumbres, leyendas, supersticiones, danza, canciones, mitos, dichos, refranes, coplas y cantares transmitidos de generación en generación. Entonces, ciertamente podemos decir que Punto Criollo es puro Folklore.

Publicidad

ADN del FolKlore

Para quienes aún tienen duda en la manera correcta de escribir la palabra, debemos recordarles que Folklore es una palabra de la lengua inglesa que el diccionario de la Real Academia Española (RAE), escribe: “FolKlore”; y en ocasiones, puede aparecer escrita como folclore, folclor o folklor.

Resulta increíble cómo una palabra puede contener, explicar y resumir la vida misma de un pueblo, una región, de una nación y darle vida, forma y sentido al grupo humano que la conforma. Así es el Folklore; el ADN de la “vida vivida” que debe permanecer fiel a la tierra, profundamente aferrada a sus raíces en garantía de ver crecer, florecer y multiplicarse por generaciones el mismo árbol en el inmenso e infinito bosque de la vida.

 

ENLACES PATROCINADOS

Publicidad
Publicidad