Publicidad

Dele arpa, Maestro

Foto: Cortesía Corazón Llanero
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Esta es una expresión bien conocida en el escenario llanero que le indica al arpista afianzarse en las cuerdas del instrumento al son de un joropo bien “zapateao”. Hoy, a través de estas líneas, nos aferramos al “Dele arpa, maestro” para mantener presente y vigente entre nosotros el sonar del arpa ante la muerte del maestro Urbino Ruiz; uno de esos pioneros del canto llanero, que al son de “Las 32” le dio forma y sonido a la música de la tierra llana.

Publicidad
Publicidad

En la madrugada del pasado martes -9 de marzo- falleció este maestro del arpa, a los 72 años de edad, luego de batallar con múltiples dolencias. Sin duda, su muerte tiñe de luto a la sabana; esa sabana que le vio nacer y crecer; y a la que tanto amor brindó a través de sus composiciones musicales; en las que impuso su estilo en los principales golpes del joropo llanero, tales como: el “Seis por derecho”, “Seis numerado”, “Quirpa”, “Pajarillo”, “Zumba que zumba”, el “Cunavichero”; entre otros.

Urbino Ruiz nació en la población de Arichuna, estado Apure, el 17 de febrero de 1949. Fue el arpista que acompañó en éxito a los grandes intérpretes de su generación; entre ellos el legendario Ángel Custodio Loyola, y en reconocimiento a su trayectoria el llamo de Venezuela y Colombia le designó y aplaudió como el “Bordón de oro de los llanos” y el “Rey del arpa recia”. En el ocaso de sus años, se atrevió a grabar un disco con los temas clásicos del folclor; sorprendiendo a muchos y deleitando a todos con el canto campesino de su voz. Agradezco a la vida haberle conocido y disfrutar de su aprecio y amistad. Vuela alto maestro, y llévate tú arpa, para que allá, en el cielo, también se escuche: “Dele arpa, Maestro”.

 

ENLACES PATROCINADOS

Publicidad
Publicidad