Publicidad

Década cultural

Diversidad cultural
Foto: cortesía minci.gob.ve

Entiéndase que nos referimos a la cultura de tierra adentro, la que no se ha hipotecado, la que aguanta callada porque se sabe sobre su tierra y cobijada por su historia.

Publicidad

No solo es en Venezuela. En todas partes del mundo es la tierra profunda y sus habitantes quienes pelean contra la desmemoria, aún siendo avasallados por la “industria cultural”, que sigue intentando, en nuestro caso, cambiar espejitos por perlas del mar de los Caribe.

Sabio Alí Primera cuando sentenció en música y militancia “El pueblo es sabio y paciente”, “Es mejor perder el habla que temer hablar” y “Es bueno saber dónde espantan, para pasar agachados”. Agachamiento oportuno y estratégico, claro.

Nos regocijamos profundamente en ese intento de falda floreada y de budare caliente, y de maña sabrosa para confeccionar la máscara y de devoción convicta para arrodillarnos ante la creencia. La diversidad cultural de los pueblos sigue estando (otra vez Alí) entre la rabia y la ternura.

Este sábado es Día Mundial de la Diversidad Cultural y somos muchos, muchos los que miramos con amor lo deslumbrante de nuestros Patrimonios Culturales Inmateriales expuestos por nuestros pueblos, extraídos de la inagotable fuente de diversidad cultural y avalados ante el mundo, como avaladas son diversas manifestaciones que se visibilizan en Unesco.

Al Centro de la Diversidad Cultural y a todo su mágico colectivo, el abrazo de un país que sabe de su esfuerzo y de su equidad.

Que esa fiesta cultural del mundo arrope con su manto a la arrogancia y a la pobre baratija que tratan de inculcarnos como cultura.

Cuidemos la esencia que somos. Es lo que nos ha preservado y preservará.

Lo supieron nuestros indómitos Guaiqueríes y nuestros Libertadores.

Publicidad

Identidad, Historia, Dignidad, hacen parte de nuestra Diversidad Cultural junto a la auténtica gloria de ser venezolanos.

@lildelvalle

Deja un comentario

Publicidad
Publicidad