Publicidad

Conoce los secretos y curiosidades detrás de «Turning Red»

Turning Red
Foto: Instagram @pixarturningred

Es posible que a nadie se le haya cruzado en la cabeza que Disney y Pixar presentarían una propuesta tan osada como lo fue «Turning Red», que aborda la transición de niña a mujer de su protagonista principal y cómo debe lidiar con las expectativas de su controladora madre sin dejar de ser ella misma.

Publicidad

Por ello Domee Shi, la directora y coguionista del filme, junto a la productora Lindsey Collins dieron un paso al frente para compartir los retos, referencias e influencias que las inspiraron a crear esta comiquita disponible en el catálogo de Disney+.

En principio, vale destacar que la producción se desató en plena pandemia del covid-19, lo que indudablemente fue contraproducente para el equipo creativo.

«Fue desordenado, incómodo y hubo problemas de tecnología, de equipo y todo tipo de locuras. Creo que lo que funcionó para mi beneficio es que es mi primera vez, en general, haciendo una película, por lo que iba a ser nueva, incómoda y desordenada de todos modos. No tenía nada con lo que comparar esto, así que estaba abierta a lo que estaba sucediendo y me permití abrazar el caos de hacer películas durante una pandemia», comentó Shi en una entrevista que concedió al portal de CBR.

Asimismo, Collins agregó que la idea no era «preocuparse» sino «ocuparse». «Extrañamente me hizo sentir como al principio en Pixar, en el sentido de que era mucho tratar de resolverlo», explicó.

El vocero continuó: «Nos hemos vuelto tan buenos haciendo estas películas, en el sentido de cuándo comienza la animación, las reuniones que tenemos y las condiciones de trabajo de la pandemia simplemente nivelaron el campo de juego. No importaba si esta era tu primera película o tu décima película, todos estábamos igualmente a oscuras sobre cómo ponernos manos a la obra y hacerla».

La alianza de las creadoras

Por otra parte, «Turning Red» llevó a la experiencia e inexperiencia a juntarse para un mismo propósito: ofrecer algo distinto.

Lindsey Collins ha trabajado para Pixar durante mucho tiempo, como por ejemplo en «Cars». No obstante, le gusta trabajar con directores primerizos.

«La reputación de Domee la precedió, tanto en persona como en el estudio. Antes de trabajar con ella, había oído quién era y estuve allí la primera vez que propuso a ‘Bao’ para que se convirtiera en un cortometraje», consideró.

explicó también que «su estilo de narración, su tono y su voz eran algo de lo que estaba muy consciente. entrando en ‘Turning Red’ eso fue, ante todo, muy emocionante para mí porque es muy divertido, diferente, peculiar y audaz, que me atrajo por completo. Lo que me encantó de trabajar con Domee es que ella hacía buenas preguntas y metía cosas como ‘¿Por qué lo hacemos de esa manera?’ o ‘Esto no me lo explica’ (…) ¡Fue muy divertido!».

¡Fuera estereotipos!

Para quienes vieron «Turning Red», se habrán dado cuenta que la trama gira en una familia de ascendencia asiática que reside en Toronto, Canadá, que tiene muy presente el respeto a sus figuras ancestrales. De ahí recae la búsqueda de Mei, su protagonista, para la reafirmación de su identidad.

«Era una prioridad para mí y para Julia Cho, la otra guionista de la película, que es coreana-estadounidense y tiene una madre coreana, representar a Ming de una manera auténtica pero empática, pero sin diluirla y manteniendo tanto las características como los rasgos de por qué la amamos tanto», dijo.

Asimismo, admitió que le gusta «verla ser tan exagerada y atrevida, eso la convierte en un personaje muy divertido de ver en la pantalla. Personajes como ese se vuelven muy estereotípicos cuando no entiendes de dónde viene eso».

Por otra parte, esta es una historia muy personal para Collins, quien también creció en Toronto a principios de la década de los 2000, así que acopló esa experiencia para formar el núcleo emocional de «Turning Red», especialmente la compleja y a veces un tanto tóxica relación de madre e hija.

Buen elenco

«El matiz emocional de su relación y encontrar un final que se sintiera satisfactorio pero no demasiado perfecto , que se sintiera real para lo que es estar en una dinámica familiar. Ciertamente una dinámica madre-hija, nos llevó mucho tiempo moldearla. Había diferentes matices cada vez que lo proyectamos, a veces Ming se mostraba demasiado fuerte y otras veces se mostraba demasiado débil. Estábamos perdiendo lo que tiene de encantador. Siento que fue un deslizamiento constante de escalas para encontrar el matiz correcto», acotó Collins.

Asimismo, Collins felicitó el trabajo de Sandra Oh por dar haber captado esa esencia en Ming, la madre de la protagonista.

«Francamente su actuación aportó profundidad, calidez y humor a Ming. Realmente pudo jugar con estas emociones extremas que tiene Ming de una manera que siempre se sintió como si viniera de algo. No solo se sintió como una actuación, siempre se sintió como si estuviera basado en la emoción y el contexto de lo que estaba sucediendo en la escena. Los grandes actores hacen eso, pero creo que Sandra fue única en su habilidad para realmente arraigar a este personaje».

Referencias

Durante su entrevista, se trajo a colación a personajes del juegos «Harvest Moon», ya que el estilo de animación de «Turning Red» se asemeja un poco al de dicho título. Además, que la cultura otaku dejó su huella en el proyecto.

Publicidad

«Es divertido que menciones a ‘Harvest Moon’. Rona Liu, la diseñadora de producción es una gran fanática y jugadora de ‘Harvest Moon’ , ‘Rune Factory’, ‘Breath of the Wild’, ‘Splatoon’. Queríamos construir sobre ese estilo que desarrollamos para ‘Bao’, pero también se trataba de evolucionarlo y agregarle complejidad».

Finalmente mencionó que debido a que este es un largometraje, los personajes necesitan actuar y emocionarse más. T»anto Rona como yo somos grandes fanáticos de los videojuegos y el anime, por ello, nos inspiramos mucho en el anime de los 90 como ‘Ranma ½‘ y ‘Sailor Moon’, en cuanto la expresión y color presentes en sus personajes», remató Domee Shi.

Publicidad
Publicidad